Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas inspecciona ocho bancos en busca de pactos sobre el monto de las comisiones

Ocho grandes bancos europeos -entre ellos los españoles Bilbao Vizcaya (BBV) y Argentaria- fueron sometidos ayer a una inspección por sorpresa de la Comisión Europea. Los inspectores intentaban aclarar si esas entidades han establecido acuerdos para concertar las comisiones sobre las transacciones entre las monedas que forman parte del euro, lo que falsearía la competencia en el mercado interior. La normativa aclara que el cobro de comisiones es legal y deja libertad a las entidades para fijar el que estimen oportuno.

Lo anunció por sorpresa ayer tarde el comisario de la Competencia, Karel Van Miert, aprovechando una comparecencia ante la subcomisión monetaria del Parlamento Europeo: "Desde enero hemos recibido indicaciones de que los bancos podrían haberse reunido para discutir las condiciones a aplicar" a los cambios de divisas, y de que, además, "podrían haberse concertado a niveles nacionales y europeo" para fijar precios.Para averiguar qué hay de verdad en esas denuncias tramitadas por consumidores, sus inspectores -dos en cada caso, acompañados por un representante del servicio de la competencia del país donde acudían- aterrizaron ayer de improviso sobre las sedes de ocho bancos. Se trata, además de Argentaria y BBV, de los alemanes Deutsche y Dresdner Bank, de los franceses Societé Générale y Crédit Agricole, y de los italianos Cassa di Risparmio de Lombardia y Banca Commerciale Italiana. Se trata de las entidades más activas en el mercado de divisas.

¿Cuál es la situación legal? Tras la implantación de la moneda única, los cambios entre las divisas de los 11 países que la forman quedaron anclados en una cantidad fija que no puede ser modificada si los usuarios hacen intercambios entre ellas. Tampoco puede ser alterado el cambio con la moneda única si se realizan operaciones financieras permitidas. Éstas son las dos únicas obligaciones establecidas, que fueron comunicadas por los bancos centrales a las entidades de cada país. En el caso español, "el Banco de España considera que las operaciones que efectúen las entidades de crédito y los establecimientos de cambio con el público deberán realizarse a los tipos de conversión fijados de modo irrevocable entre las monedas integradas en la unión monetaria, independientemente de las comisiones que cada entidad o establecimiento aplique, teniendo en cuenta su operativa y sus costes".

La cuestión central que plantea la medida de Van Miert es si los bancos han establecido esas comisiones de forma individual o actuando como un oligopolio, es decir, fijando unos precios conjuntos que eviten la competencia, favorable al consumidor. Ello implicaría la violación del artículo 85 del Tratado, que prohíbe esos acuerdos.

Fuentes de Argentaria y BBV señalaron que facilitaron a los inspectores toda la información solicitada en su visita de ayer y que no hay ninguna irregularidad en las comisiones que cobran, dado que son conocidas por el Banco de España. Tanto estas entidades como la patronal bancaria, AEB, recordaron que hay libertad para la fijación de comisiones. Además, los tres rechazaron la existencia de pactos para fijar las comisiones que se cobran por el cambio de divisas.

En España, las comisiones han quedado establecidas entre el 1% y el 3% del total de la operación -aunque para clientes con cuenta pueden ser inferiores-, cuando antes eran inferiores al 1%.

Fuentes de Argentaria dijeron que sus comisiones están entre el 1% y el 3%, en función de las características del cliente y la operación. En el BBV, el abanico va del 2,5% al 1%.

Las inspecciones de Van Miert no se limitarán a la lista de ocho entidades visitadas ayer, sino que se completarán con unos largos cuestionarios a las patronales bancarias de los distintos Estados miembros del euro, que los receptores deberán contestar antes del 31 de marzo. En España, serán remitidos a la AEB y a la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

El comisario europeo declaró que espera la máxima colaboración de entidades financieras y patronales. Y dijo que ayer sólo hubo un incidente en Francia. Allí se registraron serias resistencias a la labor investigadora, indicó el comisario. "Espero que mis inspectores vuelvan [a Bruselas] sanos y salvos", indicó, irónico.

Procedimiento

Una vez éstos concluyan su informe, corresponderá a la Comisión Europea decidir si es necesaria o no la apertura de un procedimiento de infracción, que puede acabar bien en el sobreseimiento, bien en un expediente sancionador.

[Por otra parte, el presidente de la Asociación de Usuarios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, criticó ayer "la falta de transparencia" por parte de las entidades emisoras de tarjetas de pago y débito en cuanto a las condiciones del contrato y el cobro de comisiones, que calificó de "abusivas", informa Europa Press].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de febrero de 1999

Más información

  • Las entidades españolas investigadas, Argentaria y BBV, niegan la existencia de acuerdos