La zona oeste se queja ahora del ruido de las rutas áereas de Barajas

El alcalde de Majadahonda, Ricardo Romero de Tejada, ha trasladado a Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), organismo público que gestiona los aeródromos nacionales, la protesta de los municipios de la zona oeste por el incremento del ruido derivado del tránsito de aviones a menor altura de la habitual. "Hemos comprobado que, desde la variación de las rutas aéreas por la puesta en funcionamiento de la tercera pista de Barajas [en noviembre pasado], los vecinos de Las Rozas, Majadahonda y Pozuelo han visto aumentadas las molestias acústicas al pasar más aviones y a menor altura", explicó a Efe.El alcalde majariego, que se ha dirigido a AENA en nombre también de Pozuelo y Las Rozas, ha solicitado explicaciones al organismo público porque los aviones pasan demasiado bajos.

Desde AENA, sin embargo, se niega el impacto acústico del que habla el regidor. "De los 700 movimientos aéreos registrados en un día en Barajas, sólo algo más de un centenar sobrevuelan la zona oeste. Los niveles de ruido que pueden generar los aviones están muy por debajo de los 65 decibelios, y se asemejan al ruido que puede producir el paso de un coche, alcanzando como mucho 40 decibelios, ya que los aviones vuelan en esa zona a una altura mínima de 8.000 pies [más de 2,5 kilómetros]".

Ampliación ordenada

Por otra parte, el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, se mostró ayer satisfecho con los planes del ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, para Barajas. El regidor, que se reunió con el ministro durante dos horas, señaló que el aeropuerto "tiene que ampliarse ordenadamente, cumpliendo con rigidez los estudios de impacto ambiental, y establecer esa capacidad de cuatro pistas que, combinadas, van a producir un desarrollo importante y la estabilidad económica en los municipios de la región". Desde que Fomento anunció su intención de ampliar el aeropuerto, todos los responsables del PP destacan la importancia económica de estas obras.

El alcalde lo detalló así: "Una ampliación del aeropuerto consolidaría a la ciudad como nexo de unión entre Europa y América e incrementaría la posibilidad de que Madrid se convierta en un centro importante del continente europeo. Sería un desastre económico, político y social si no se ampliara Barajas. Sólo cabe aumentarlo y construir luego un segundo aeropuerto".

Por su parte, la candidata de IU a la alcaldía, Inés Sabanés, que califica a Arias-Salgado como el "ministro-desastre", criticó que el alcalde apoye las obras del aeropuerto sin contar con los vecinos. Sabanés calificó estos hechos de "atropello imperdonable". Y concluyó: "El alcalde y el ministro, a espaldas de la ciudadanía, pergeñan proyectos de túneles, avenidas subterráneas y macroaeropuertos que harán de Madrid una ciudad inhabitable en poco tiempo".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS