Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mundo del espectáculo despide a Carles Sabater

"No ha muerto, se ha ido de gira;ha comenzado su gira más larga, estará fuera durante mucho tiempo", comentaba un familiar de Carles Sabater. Para despedirle en este comienzo de gira, el mundo del espectáculo se juramentó ayer para estar junto al cuerpo sin vida del músico y actor Carles Sabater, fallecido en la madrugada del pasado sábado. En una ceremonia de marcado carácter laico y enorme contenido emocional, familiares, actores, músicos, políticos, amigos y seguidores del artista desaparecido colapsaron con su presencia la capilla central del cementerio de Collserola, que se vio sobrepasada por las más de 500 personas que acudieron a la ceremonia, celebrada con un tacto exquisito por un sacerdote amigo de la familia. Las lágrimas, en muchos casos derramadas por seguidoras, fueron el telón de fondo de una despedida que al igual que el final de la vida de Sabater no se ajustó a un guión previsible. El sacerdote que ofició la ceremonia quiso que ésta tuviese un carácter más humano que religioso, intentando así que las diversas creencias de los allí presentes pasasen a un segundo plano en favor de un gesto común de amistad. Precisamente, la amistad estuvo ya presente en el recordatorio del funeral, un hermoso poema de Jaime Gil de Biedma, uno de los escritores favoritos de Carles, titulado Amistad a lo largo. El periodista Joan Barril leyó un texto escrito por el director teatral Joan Ollé, ausente de Barcelona, en el que se magnificó la amistad al definirla "como la palabra y el sentimiento que nos hace embajadores de nuestros amigos". Más adelante, Ollé, en voz de Barril, dijo de la muerte: "Una seguidora más que el otro día pagó su entrada para verte y llevarte de tu último concierto". Con posterioridad, y en medio de una ausencia casi total de liturgia religiosa, Juan Luis Bozzo (Dagoll Dagom) realizó un perfil sobre Carles, a quien caracterizó como "una persona tan bella por fuera como por dentro, a quien la naturaleza le obsequió con unas dotes físicas e interpretativas que por lo general no van unidas". "Lo único en lo que la Naturaleza ha sido avara", continuó Bozzo, "es en el tiempo que te ha dado para vivir". Pero cuando los sollozos ya no pudieron reprimirse fue cuando Pep Sala, la mitad de Sau que pervive, leyó el texto de la canción Poemes i promeses, cuyo canto a la amistad se vio reforzado por las decenas de seguidoras que, entre lágrimas, musitaban al unísono con Pep las palabras de esta composición. La balada Love"s need of love today, de Stevie Wonder, puso el punto final al acto, que después, y ya en la intimidad, condujo a la cremación de los restos mortales de Sabater, que serán llevados a Llançà (Alt Empordà), localidad en la que Carles y su familia solían veranear.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de febrero de 1999