El barco perdido en el Estrecho fue apresado en julio en Larache

La desaparición del pesquero Ana León, que partió a las 17.00 horas del pasado jueves del puerto marroquí de Larache, según informaron las autoridades de aquel país, se está convirtiendo en un asunto desconcertante para las autoridades españolas y las cofradías de pesca gaditanas. Hasta la tarde de ayer, no se sabía nada sobre la situación de la embarcación ni de sus tripulantes, que supuestamente navegaban rumbo a Conil (Cádiz). El Ana León llevaba ocho meses retenido en el puerto de Larache y fue liberado el pasado miércoles, después de que la armadora ceutí Navílica pagase los siete millones y medio de pesetas que le reclamaban las autoridades de aquel país por pescar con redes ilegales. El barco estaba pilotado por el barbateño Rafael Vázquez, el Melilla, de 56 años, reclutado junto al marinero de Vejer Mariano Amador Fabrique y a un hermano del propietario de la embarcación, el exportador de pescado de Barabte Manuel Aragón, al que recurrió Navílica para traer el barco a tierra española. La hija del patrón, Isabel Vázquez, presentó una denuncia de desaparición del buque en la tarde del pasado viernes, ya que sus informaciones apuntaban a que había abandonado el puerto marroquí en la tarde del miércoles. Actividad no pesquera Un factor que arroja "muchas más sombras que luces", según Nicolás Fernández, secretario dela Cofradía de Conil, es que la embarcación "casi no se dedicaba a la pesca desde que -hace dos años- recalara por aquí". Tampoco consta a la cofradía conileña que el Ana León tenga licencia para pescar en Marruecos. "Es cierto que algunos barcos de Conil se pueden acercar a veces a las aguas marroquíes debido a las fuertes corrientes, pero nada más", explicó Fernández. Fuentes del sector pesquero de la provincia de Cádiz barajaban ayer la posibilidad de que el barco desaparecido se dedicara a otras actividades en Marruecos, sin relación alguna con la pesca. Fernández, quien dijo no saber nada sobre tal posibilidad, expresó su temor porque el barco haya podido tener otro tipo de problemas. "El pesquero se movía en una zona de paso de grandes mercantes. Lo peor es que le hayan dado un golpe y ni se hayan enterado", dijo. Según el armador, el Ana León tiene autonomía para 36 horas de navegación, suficiente para alcanzar la costa española- y estaba dotado de todos los sistemas de radio y de comunicación. Salvamento Marítimo de Tarifa tráfico, dependiente del Ministerio de Fomento, coordinaba ayer tarde las labores de búsqueda sin resultados positivos. El gobierno marroquí ha autorizado que un helicóptero de la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo y un avión del Ejército español rastreen la franja comprendida entre Cabo Espartel y Kenitra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50