TEATRO

Francisco Rabal rinde homenaje en Alicante a sus poetas favoritos

El actor Francisco Rabal fue anoche eco de las voces de poetas como Miguel Hernández, Dámaso Alonso, Pablo Neruda o Federico García Lorca. El maestro de actores presentó en el Teatro Arniches de Alicante Queridos poetas, un montaje sobrio -en el escenario, sólo Rabal, una mesa, una silla, un vaso de agua y una carpeta con los poemas- en el que recita los poemas que "han dado gozo y armonía" a su alma, según sus propias palabras. La función se representará también mañana y el domingo. El actor nació hace 72 años en Águilas (Murcia) y a lo largo de su intensa vida fuera y dentro de los escenarios ha tenido la ocasión de conocer a muchos de los poetas cuyos versos recitó anoche. De ahí el título de la obra, que surgió de un encuentro casual el pasado verano con el ex director del Teatro Principal, Luis de Castro, que le propuso un reto que aceptó, entre bromas y veras. El contrato lo firmó el actor con uno de los versos jocosos que suele escribir. "En este espectáculo los protagonistas son los poetas", dijo Rabal. "Yo no me dedico a recitar habitualmente, sólo soy un actor que intenta desentrañar el significado de los versos para que el público los entienda", añadió. Rabal se mostró como un firme defensor de la poesía, pues entiende que es el género más accesible. "Hasta el más analfabeto siente algo cuando se le lee una poesía", aseveró. De hecho, aseguró que recibe cartas con poemas de gente "de campo, con muy poca cultura", lo que le hace pensar que "el aliento poético siempre vivirá". Rabal señaló que se siente "muy mediterráneo, muy del arroz y de la amistad", y que precisamente en la poesía ha hallado este sentimiento con profundidad. El repertorio varía en función del estado de ánimo y del lugar donde recite, y para las funciones de Alicante le concede especial importancia al oriolano Miguel Hernández, a quien no conoció, pero con el que se siente vinculado culturalmente. Rabal finalizó la rueda de prensa haciendo honor a su leyenda de seductor: "Es un placer estar rodeados de chicas guapas", dijo, "tanto las periodistas como las jefas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de enero de 1999.