Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ofensiva de la cúpula del PSOE para convencer a González de que encabece la lista europea

El PSOE tiene ocho semanas de margen para convencer a Felipe González de la necesidad del partido y del proyecto socialista en sí de que sea él quien encabece la candidatura al Parlamento Europeo, cuyas elecciones se celebrarán en junio. Así, pues, de todas sus instancias de poder van a surgir ahora los llamamientos a González para que ayude en estos comicios, que supondrán el primer test de la relación de fuerzas entre el PSOE y el PP. En los últimos días, incluso el comisario Manuel Marín ha sido tentado para que forme parte de esta candidatura o la lidere si González no acepta hacerlo.

José Borrell, candidato socialista a la presidencia del Gobierno; Joaquín Almunia, secretario general; Manuel Marín, vicepresidente de la Comisión Europea; Ramón Jáuregui, secretario de Política Autonómica; la mayoría de los secretarios generales del partido, y el núcleo central de sus actuales eurodiputados abordarán de inmediato la forma de convencer a Felipe González de que encabece la candidatura europea del partido, en la que también estará el eurodiputado independiente José María Mendiluce."En estos momentos no tengo una decisión que vaya en esa dirección". Éstas son las últimas palabras de González sobre su supuesta candidatura a Estrasburgo y fueron pronunciadas el pasado día 21. Esta declaración, sin embargo, no rompe en absoluto los planes de quienes van a jugar fuerte para que cambie de opinión antes del 28 de marzo, fecha en la que la lista debe estar cerrada, según la Ejecutiva federal. Ahora se busca la mejor fórmula para hacerle la propuesta.

Diversos dirigentes apuntan hacia una delegación, en la que estarían Borrell, Almunia, miembros de la Ejecutiva y los barones o dirigentes regionales más representativos, para expresarle las razones por las cuáles debe tomar en consideración la solicitud. Quienes están en la operación precisan, eso sí, que van a andar con pies de plomo para no violentarle ni ponerle en una situación incómoda.

Llevados quizá por el interés que tienen en que acepte ser el número uno de la lista europea, los dirigentes socialistas que han estado con él en los últimos días aseguran que ven en González una "inflexión" respecto a la posición de rechazo total que ha venido manifestando en los dos pasados años.

El matiz está en que ahora no habla de sí mismo para declinar la oferta, sino que alude a posibles consecuencias negativas para el partido. "Por ejemplo, no quisiera que su presencia en una campaña llevara consigo la crítica de que tapa a Borrell", según uno de ellos. Esta posibilidad no debe de preocuparle al propio Borrell, ya que es uno de los interesados en que González acepte. Por otra parte, numerosos eurodiputados, muchos de los cuales asistieron a una reunión el pasado jueves en el Congreso, expresan casi "emoción" ante la posibilidad de que González encabece finalmente la lista.

Mendiluce sube

Pero los dirigentes socialistas no sólo van a hacer llegar a González argumentos sobre la relevancia de su papel en el nuevo Parlamento europeo, sino que le van a decir claramente que le precisan "para parar al PP". "Los electores y los militantes necesitan un reactivo y éste llegaría con un buen resultado en las elecciones europeas", sentencia otro.En el PSOE se cree que la próxima encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) arrojará un excelente resultado para el PP, por lo que de inmediato requerirán una "inyección de ánimo", que podría venir con González.

En cualquier caso, ante la posibilidad de que los esfuerzos para que González sea candidato resulten al cabo inútiles, también se está trabajando en otros frentes. Así, el propio Marín, uno de los defensores de la presencia de González en Europa, está siendo tentado en los últimos días para que sea "un puntal" de la candidatura socialista.

Marín estuvo reunido en privado y por separado con Borrell y Almunia en el curso de la semana pasada. Y en la Ejecutiva se apunta la posibilidad de que incluso podría ser el número uno si no lo fuese González, aunque el escenario ideal sería que estuvieran los dos.

También se da por seguro que el independiente Mendiluce subirá notablemente en el orden de la lista en relación al octavo puesto que ocupó en la ocasión anterior. Su ascenso tiene que ver con la idea del PSOE, defendida por Borrell, de que los independientes "comprometidos" que representan a "sectores emergentes" han de tener un papel protagonista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 1999

Más información

  • Dirigentes socialistas quieren implicar también a Marín, vicepresidente de la Comisión