Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y el PSOE acusan al PNV de seguir las directrices de HB y ETA

La decisión del PNV de crear una Asamblea de Municipios Vascos, con el objetivo expreso de lograr "la liberación nacional de Euskadi", fue criticada ayer con dureza por socialistas y populares. El portavoz del Gobierno, Josep Piqué, advirtió de que la iniciativa genera "una dinámica realmente peligrosa y difícil de justificar"; mientras que el secretario de política autonómica del PSOE, Ramón Jáuregui, dijo que se "confirma el giro estratégico del PNV", que "asume como propias las tesis de HB". Para el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, los peneuvistas actúan como "un peón de ETA y HB".

El acuerdo adoptado el pasado sábado en Bilbao por 700 alcaldes y concejales del PNV, quienes decidieron convocar para el próximo día 6 en Pamplona una Asamblea Nacional abierta a todos los municipios de Euskadi, Navarra y el País Vasco francés, ha ensanchado el foso que separa a los partidos nacionalistas de los de ámbito estatal.Socialistas y populares recordaron ayer que el proyecto que ahora asume el PNV fue diseñado por HB, y respaldado por ETA en sus comunicados, con el objetivo de suplantar las instituciones nacidas de la Constitución, el Estatuto de Gernika y la Ley de Amejoramiento del Fuero de Navarra. La inclusión en el documento aprobado por los ediles peneuvistas de una referencia a "la liberación nacional de Euskadi" fue interpretada por el PP y el PSOE como una prueba de que el partido mayoritario de la comunidad vasca se desliza por la pendiente del radicalismo.

Ataque al Estado de derecho

Iturgaiz acusó al PNV de "querer saltarse a la torera el marco jurídico político establecido" y de abandonar su tradicional ambigüedad para convertirse en "un peón cualificado" de ETA y HB. El dirigente popular agregó que esta estrategia provoca "desestabilización, crispación e intranquilidad, al cargarse los instrumentos de convivencia más importantes que tenemos los vascos". Se trata, concluyó, de "un ataque directo al Estado de derecho".El socialista Ramón Jáuregui destacó la "gravedad" de la decisión del PNV, "que asume como propias la tesis de HB de gestar un nuevo instrumento asambleario y municipalista frente a las instituciones derivadas del Estatuto de Gernika, las mismas que el PNV ha protagonizado durante 20 años". En su opinión, se confirma ahora que la tregua de ETA no es consecuencia de una rectificación de los terroristas, sino una estrategia para alcanzar, mediante el pacto con el PNV, los mismos objetivos que antes perseguía a través de la violencia.

La también socialista Rosa Díez aseguró que EH, la marca electoral de HB, "escribió el guión" y que "el PNV lo va cumpliendo a rajatabla" con una decisión que responde, tanto en su contenido como en su terminología, a los planteamientos de ETA. "Realmente es algo muy serio, aunque pienso que la inmensa mayoría de los ciudadanos vascos estamos por la convivencia y la democracia y no podemos consentir que se ataque así a nuestras instituciones", agregó.

También el Gobierno, aunque en términos más cautos, criticó la decisión del PNV. Tras recordar que las elecciones del 25 de octubre demostraron el carácter plural de la sociedad vasca, el ministro Piqué advirtió ayer en Barcelona de que "cualquier tipo de institucionalización al margen de la voluntad que han expresado los vascos y los navarros es entrar en una dinámica realmente peligrosa y difícilmente justificable desde el punto de vista del respeto a la voluntad democrática de los ciudadanos". No obstante, se limitó a pedir al PNV que reflexione, pues estos planteamientos son "poco coherentes con lo que tiene que ser el respeto a las normas elementales de la democracia".

Respecto a las declaraciones del líder del PNV, Xabier Arzalluz, quien acusó al presidente José María Aznar de "no haber movido un dedo" por el proceso de paz y de dar la impresión de estar deseando que haya otra vez atentados, las calificó de "absolutamente fuera de la realidad".

Por su parte, el nuevo ministro de Trabajo, Manuel Pimentel, reconoció la preocupación del Gobierno, pues el PNV "está siguiendo fielmente los dictados de EH y eso no es bueno para España ni para el País Vasco".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 1999

Más información

  • Piqué advierte de que la iniciativa nacionalista genera "una dinámica peligrosa e injustificable"