El rector de la Autónoma, "estupefacto" porque Mayor ofreciera la lista de estudiantes "radicales"

El rector de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Carles Solà, se mostró ayer "estupefacto" por el hecho de que el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, ofreciera el lunes a los diputados los nombres y la ficha policial de 10 estudiantes que, según la policía, participaron en los incidentes del pasado día 14 en la UAB con motivo de la visita del presidente del Gobierno, José María Aznar. Para Solà, se trata de datos privados y confidenciales. Mayor puso esta información a disposición de los miembros del Congreso, pero ninguno de ellos quiso obtenerla.

"No puedo garantizar que los participantes en la manifestación eran miembros de la UAB en su totalidad", añadió el rector, "pero la mayoría lo eran, la mayoría eran de Letras y su decano así lo avala". A Josep Borrell, el candidato socialista a la Presidencia de Gobierno, le parece increíble que Mayor Oreja asegure que estos 10 estudiantes pertenecen a grupos radicales catalanes que tienen contactos con Jarrai, la rama juvenil de Herri Batasuna. "No puedo creer que nadie mínimamente bien informado", dijo, "pueda dar esta visión de la realidad social catalana. Me parece inconcebible que se pretenda dar una explicación de lo ocurrido como si fuera el exponente de una situación endémica. Todo lo contrario. En pocas partes hay una situación universitaria tan tranquila como la hay en Cataluña". Solà aseguró que tenía la "convicción moral de que la primera acción de violencia física partió de los policías, quienes tenían instrucciones de no dejar pasar a nadie". "Da un poco de pena que el ministro se acoja a interpretaciones fáciles, como la de la provocación por facciones violentas", añadió, "es muy difícil decir que es una actitud defensiva disparar contra personas que están detrás de los cristales de un edificio". El rector de la UAB espera que el nombramiento de Mariano Rajoy como ministro de Educación y Cultura sirva para "reconducir la situación" y que se abra la posibilidad de "reconciliar la universidad con los responsables de lo que pasó". "Me duele que ni el ministro de Interior ni la ya ex ministra de Educación se hayan dirigido al Rectorado", lamentó. Desde el partido del Gobierno, sin embargo, se mantiene inamovible la versión de que todo fue provocado por un grupo minoritario de elementos violentos relacionados con Jarrai. Mayor Oreja calificó ayer de "poco democrática" y de "poco tolerante" la decisión del Claustro de la UAB de declarar persona non grata al presidente del Gobierno. En declaraciones a Catalunya Ràdio, el ministro del Interior dijo que "una cosa es que se esté en desacuerdo con lo que representa una actuación policial y otra que la respuesta de una universidad sea considerar persona non grata a un presidente o a una delegada del Gobierno". Para Mayor, se necesitan amplios datos y la seguridad de que una persona es enemiga de la convivencia para declararla non grata. Autocrítica El presidente del PP de Catalunya, Alberto Fernández Díaz, responsabilizó a jóvenes "muy afines al independentismo radical". Fernández Díaz, quien ayer presidió una reunión del grupo parlamentario del PP celebrada en Sant Cugat, dijo que "no es la primera ni la última vez que suceden incidentes en el campus de la UAB". Pese a ello, añadió, el PP de Cataluña "lamenta los hechos que sucedieron y, a la hora de lamentarlo, todos tenemos que hacer una autocrítica". Esta autocrítica, dijo, tienen que hacerla "tanto los que no previnieron la situación que se podía crear, como también aquellos que deberían descalificar actitudes de determinados colectivos, que no quiero denominar de estudiantes, y que generaron una violencia importante". Fernández Díaz dijo que no podía olvidar otros hechos similares en los que los protagonistas eran los Mossos d"Esquadra. Al portavoz de CiU en el Congreso, Josep López de Lerma, no le parece justificable que se declare al presidente del Gobierno, José María Aznar, persona non grata como hizo el claustro de la UAB. Aznar, dijo, "no fue ni actor de esos hechos ni tampoco se le puede imputar una responsabilidad directa de lo acontecido". López de Lerma, sin embargo, considera que el ministro del Interior "no estuvo demasiado afortunado" en su comparecencia ante el Congreso, y que las aclaraciones de la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García Valdecasas, tampoco han contribuido a esclarecer lo sucedido. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, se limitó a decir que no comparte la tesis de que la responsabilidad fue únicamente de los estudiantes que agredieron a la policía, como dijo el ministro. Aunque hubiese habido una provocación, dijo, "los policías deben aguantar porque es su oficio" y, además, "todo el mundo está de acuerdo en que faltó previsión". Y añadió escuetamente: "Es posible que haya que responsabilizar a alguien de lo que pasó".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 19 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50