Sopa de letras bancarias

La fusión del Santander y del Central Hispano agrupa a cuatro de los históricos bancos españoles: Santander, Central, Hispano Americano y, aunque no aparece en las siglas, Banesto. Cuatro de los que formaron parte del denominado club de los siete grandes y de los que el Santander era., precisamente, el pequeño. Además de los cuatro citados estaban el Bilbao, el Vizcaya y el Popular. Al comienzo de la etapa socialista se uniría también el Exterior (luego Argentaria). Hablamos de hace entre 20 y 15 años. No más. Cuando el presidente del mayor de ellos (Banesto o Central) invitaba a comer a los otros y ponían a toda la prensa al acecho. Esos almuerzos llegaron hasta la época de las ofertas públicas de adquisición (OPA) fracasadas (cuando Conde llegó a Banesto) y de las primeras fusiones (BBV y BCH). Desde que los Emilios (Botín e Ybarra) mandan, ya no los hay.

La llegada del euro ha abierto la puerta a fusiones. La banca española debe crecer para competir. La nueva fusión desvela el tamaño mediano que tiene el sector: el BSCH apenas se mete entre los más grandes de la zona euro, es el 19 de Europa, cuando se incluye a británicos y suizos, y difícilmente aparece entre los 40 mayores bancos mundiales.

La primera del euro

La fusión del BSCH es la primera desde que se implantó la nueva moneda. Ahora se abre la incógnita de lo que va a hacer el BBV. No ha dejado de sondear el mercado y todo apunta a que si quiere llegar a ser como el BSCH, sin pasar mucho tiempo, debe abordar una integración con Argentaria, y acaso con el Popular. A Francisco González, presidente de Argentaria, siempre le ha gustado más el banco vasco que los que hoy forman el BSCH. Pero en Argentaria el Gobierno mantiene una importante cuota de poder por la denominada "acción de oro". Ello implica que debe dar autorización para cualquier operación. Pero como alguien del BBV reflexionaba el pasado viernes, ha quedado la barra libre para nuevas fusiones que el Gobierno difícilmente podría rechazar. El•problema en el caso de BBV más Argentaria es dónde estaría la sede (País Vasco o Madrid) por todas sus implicaciones políticas.

Queda también la posibilidad de alianzas con otros bancos europeos. Al final todo conduce a una verdadera sopa de letras a la que estamos poco acostumbrados. De aquellos siete u ocho grandes bancos españoles de hace dos décadas pueden quedar sólo dos o tres: BSCH, BBV+A y, posiblemente, BP. Y si se dejan de utilizar las iniciales, lógicamente quedaría el significado de la primera. Por si .acaso Botín, que ya se ha comido a tres históricos ha impuesto la "s" de Santander en la nueva entidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50