Zaplana se muestra dispuesto a legalizar las emisiones de TV3 si Pujol lo solicita La cesión institucional de la señal convertiría en ilegales los repetidores de Acció Cultural

Eduardo Zaplana aseguró ayer en Alicante que está dispuesto a legalizar las emisiones de la televisión catalana en territorio valenciano si Jordi Pujol lo solicita. El viernes, el presidente de la Generalitat cedió al Govern balear la titularidad de la señal pública de Canal 9 y Notícies 9, una cesión vinculada a la inminente aprobación de la ley de terceros canales que tramita el Congreso de los Diputados. Las emisiones de televisión catalana en territorio valenciano, como las de televisión valenciana en las Baleares, tienen carácter alegal y están soportadas por redes de repetidores instaladas por Acció Cultural del País Valencià (ACPV) y Obra Cultural Balear (OCB), respectivamente, entidades volcadas en la normalización lingüística.

La reunión institucional entre Zaplana y su colega balear, Jaume Matas, el viernes, se resolvió con el compromiso de cesión de la señal pública de las dos cadenas de la televisión valenciana al Govern balear. La señal de Canal 9 y la correspondiente a las dos cadenas catalanas se distribuye en Baleares a través de los repetidores instalados por OCB por suscripción popular hace más de una década. En la Comunidad Valenciana el caso es el mismo para la distribución de la señal de las dos cadenas públicas catalanas, que proporciona ACPV. La cesión institucional de las emisiones convertiría a los repetidores alegales de las dos organizaciones defensoras de la normalización lingüística en ilegales. Matas invocó el viernes la posibilidad de una cesión paralela de parte de la Generalitat de Catalunya para las emisiones de TV3 y Canal 33. Zaplana aseguró que la cesión de la titularidad de la señal al Govern balear responde a un intento de "hacer las cosas desde la mayor legalidad posible" y comentó: "Si el gobierno catalán me plantea lo mismo seguro que encuentra receptividad". Las aspiraciones políticas y lingüísticas de OCB y ACPV son idénticas y sus relaciones con los respectivos gobiernos valenciano y catalán tensas, pero Zaplana intentó restar importancia política a su acuerdo con Matas, que constituye una forma de presionar a la entidad de corte catalanista. "Yo jamás tomaré decisiones que vayan contra la libertad de información, y por eso no he tomado ninguna medida contra las emisiones alegales de TV3 y Canal 33", explicó Zaplana para justificar la ausencia de acciones contra las emisiones que sustenta ACPV en territorio valenciano.PÁGINA 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50