Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP sopesa excluir a Cascos de la campaña electoral en Asturias

La dirección nacional del PP está considerando la posibilidad de que el vicepresidente primero del Gobierno y secretario general saliente del partido, Francisco Álvarez Cascos, no participe en la campaña electoral de Asturias por temor a que su presencia sea más perjudicial que beneficiosa tras el virulento enfrentamiento que protagoniza con el presidente del Principado, Sergio Marqués. Por el contrario, el resto de los pesos pesados del PP se volcará en la campaña.

La dirección del PP y el Gobierno de la nación van a volcarse en los próximos meses en Asturias, una de las comunidades en las que el PSOE pondrá mayor empeño para tratar de recuperar terreno en el ámbito autonómico. La ofensiva tiene por objeto mejorar la imagen del partido ante las próximas elecciones autonómicas y municipales tras la grave crisis interna que ha desembocado en la ruptura del PP asturiano y el nacimiento de una nueva fuerza política, Unión Renovadora Asturiana (URA), impulsada por militantes del PP afines al presidente del Principado, Sergio Marqués. Todos los ministros del Gobierno, y casi seguro también su presidente, José María Aznar, viajarán a Asturias antes de la campaña electoral. El PP teme un retroceso de sus expectativas electorales en Asturias tras la grave ruptura que vive el partido en la región como consecuencia del enfrentamiento personal y político entre el presidente del Principado, Sergio Marqués, y el vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos. Para evitarlo, los populares confían como principal baza en la favorable imagen, según las últimas encuestas, del Gobierno de la nación. Por ello, el PP nacional ha diseñado para los próximos meses una ofensiva sobre Asturias, con la presencia en la región de casi todos los ministros del Ejecutivo.

Se está considerando la posibilidad de que el presidente nacional del partido y del Gobierno, José María Aznar, se sume también a este esfuerzo para mejorar la imagen del PP. Aznar aún no ha visitado Asturias desde que es presidente. Esta ausencia, y sobre todo su inhibición ante la grave crisis vivida por el PP asturiano durante el último año, ha sido motivo de malestar en algunos sectores del partido en la región. Ahora se da por seguro que el presidente del Gobierno protagonizará un acto electoral del PP en Asturias en junio próximo y se pretende que anticipe una visita al Principado antes incluso de que comience la campaña.

No es segura, por el contrario, la participación de Álvarez Cascos en los actos electorales en Asturias, la región por la que es diputado. La dirección nacional del PP está sopesando la posibilidad de no contar con Cascos para esa tarea. Desde hace varias semanas el partido está haciendo prospecciones y consultas en distintos ámbitos para saber si su participación podría suscitar rechazo en el electorado.

La dirección nacional del PP teme que la presencia en Asturias de Cascos, el más impopular de los ministros según todas las encuestas, pueda dañar la imagen del partido tras el grave enfrentamiento que ha protagonizado con el presidente de la comunidad, su antiguo amigo y colaborador Sergio Marqués. El estilo rudo con el que Cascos ha gestionado esta crisis ha sido determinante para que la opinión pública asturiana se volcase de forma mayoritaria a favor de Marqués.

En todas las encuestas difundidas en el último año por la prensa asturiana la mayoría de los consultados responsabiliza a Cascos de la ruptura del PP asturiano. Además, el virulento ataque desencadenado contra Marqués no supuso, en contra de lo que se pretendía, la fulminante desaparición política del presidente asturiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de enero de 1999

Más información

  • Temor a que el vicepresidente suscite rechazo