Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL 16ª JORNADA DE LIGA

El Espanyol se lleva un partido sin tregua ante el Salamanca

El Espanyol se llevó un partido en el que estuvo contra las cuerdas y que acabó convirtiéndose en un pim pam pum en el que el Salamanca acabó maldiciendo su mala puntería: hasta tres balones envió al palo. El partido se aceleró con ribetes demenciales nada más empezar cuando Díaz Vega señaló un extraño penalti de Pochettino a Casartelli.El Espanyol se pasó media hora jugando al son del talento y el ritmo que impusieron Giovanella, Rogerio, Munteanu y Silvani. Era el tipo de partido en el que el Salamanca se encuentra a gusto. La mejor prueba, el segundo tanto. Una combinación en ataque en la que intervinieron cuatro jugadores del equipo charro sin que la defensa del Espanyol pudiera hacer nada por evitar el cómodo remate con el que Munteanu culminó la jugada.

El Espanyol reaccionó pero de forma tibia. Hasta que Ribera no obtuvo su golazo al filo del descanso no daba la sensación de tener nada que decir en el partido. Ese gol le dio alas. El partido quedó abierto al mejor postor. El Salamanca estrelló tres balones, en los postes. El Espanyol perdonó en varios remates y al final decidió un penalti de De Lucas en el tiempo de descuento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de enero de 1999