Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición rememora la labor del pintor y escenógrafo Mestres Cabanes

Más de una vez le castigaron en el colegio por dibujar en lugar de hacer los deberes. Y es que el dibujo y la pintura lo fueron todo en la vida de Josep Mestres Cabanes (Manresa, 1898-Barcelona, 1990). El que fue el último escenógrafo del Liceo es objeto ahora de un homenaje que el teatro de La Rambla, la Diputación de Barcelona y el Ayuntamiento de Manresa le rinden, con motivo del centenario de su nacimiento, con la exposición Josep Mestres Cabanes, 1898-1990. Pintor y escenógrafo, en las Drassanes de Barcelona.

La exhibición, que muestra más de 300 obras representativas de sus diversos trabajos como pintor y escenógrafo, estará abierta hasta el 27 de enero. Último representante de la escuela realista catalana, Mestres Cabanes marcó una época con sus escenografías en el Liceo, del que fue el último escenógrafo fijo, entre 1941 y 1956. La gran sala situada sobre la platea del teatro en la que elaboraba sus producciones escenográficas lleva desde hace años su nombre, y el teatro, que con el incendio del 31 de enero de 1994 perdió prácticamente todas sus escenografías, conserva las pinturas alegóricas a la música y el canto que decoran el techo del Salón de los Espejos. La exposición, dividida en siete ámbitos, muestra prácticamente la totalidad de los teatrillos de sus escenografías que se han conservado -se exponen 36- y, con motivo de este homenaje, se han montado y restaurado otros. El primer ámbito, Pintura versus escenografía, reúne 90 óleos pintados por el artista entre 1914 y 1982 en los que predomina la temática urbana. En el apartado La decoración mural se exhiben los esbozos de las pinturas del Salón de los Espejos del Liceo realizadas en 1946, así como dos de los grandes plafones de tema wagneriano destinados al salón de la casa del industrial Joan Tarrés en Barcelona (1950). En el tercer ámbito, Espacios y arquitecturas efímeras, se exhiben dioramas para las ferias de muestras de Barcelona de 1946 y la empresa Carbones Berga (1943), entre otros, y en el apartado El diseño gráfico se muestran los diseños de los envoltorios de cartón de productos de perfumería, cosmética y pastelería que realizó entre 1934 y 1936 para la imprenta Fantasio de Barcelona. Música y Liceo, el quinto ámbito, analiza la relación del artista con el coliseo lírico de La Rambla, y en Espacio escénico se exhiben los 36 teatrillos del escenógrafo clasificados por géneros: teatro, revista musical, zarzuela y ópera y esbozos completos de escenografías de obras de Schiller y Goethe que nunca llegaron a realizarse. De las óperas destaca la serie completa de teatrillo de Aida, de Verdi, proyectada en 1937 y llevada a escena en 1945. Ésta es la única escenografía completa que se ha conservado tras el incendio del Liceo. La exposición concluye con el apartado La enseñanza de la perspectiva, sobre la labor docente de Mestres Cabanes como profesor de perspectiva en el Institut del Teatre de Barcelona y de la Escuela de Bellas Artes Sant Jordi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de enero de 1999

Más información

  • La exhibición en las Drassanes homenajea al artista en su centenario