Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voluntariado lamenta que la sociedad ignore su trabajo

Voluntarios europeos reunidos en Sitges debaten sobre cómo afrontar el siglo XXI. Luchan por un mundo mejor pero andan a tientas. Dicen que forman parte de un "tejido social silencioso" y sin embargo la sociedad casi los ignora. Padecen falta de recursos financieros y cierta desunión. Además, reconocen que aún tienen mucho que aprender, sobre todo de sus colegas europeos. Son voluntarios, miembros de entidades no lucrativas, que se han reunido este fin de semana en Sitges en el marco del I Congreso Europeo del Voluntariado. Por otra parte, los 1.600 participantes en el congreso han podido conocer ya los primeros preparativos para el Año Internacional de los Voluntarios, que será el 2001, según ha decidido la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los representantes de 750 organizaciones e instituciones de varios países europeos reunidos en Sitges acordaron ayer solicitar a la Unión Europea que sea creado un organismo específico de apoyo al voluntariado, según explicó Jordi Turull, gerente del Instituto Catalán del Voluntariado de la Generalitat, organizador del encuentro. Turull destacó precisamente que uno de los retos del futuro pasa por mejorar el diálogo entre las entidades de voluntarios y las administraciones públicas. De hecho, la delimitación de las responsabilidades del voluntariado y las del sector público ha sido objeto de polémica durante los últimos años. "Es cierto que durante los últimos cuatro años se ha avanzado bastante, pero en otros países europeos siguen estando muy por delante de nosotros", opinaba Dolors Cañelles, coordinadora del programa de voluntariado de la ciudad sanitaria de Bellvitge y una de las participantes en el congreso de Sitges. Ella, que junto a algunos voluntarios del hospital ha asistido a las conferencias pronunciadas por otros colegas suyos holandeses, ingleses y escoceses, cree que ha aprendido mucho de estas ponencias. PASA A LA PÁGINA 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de diciembre de 1998