Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las asociaciones de voluntarios piden más financiación de la empresa privada El congreso de Sitges estudió los métodos de gestión europeos

VIENE DE LA PÁGINA 1 Durante las sesiones del congreso de Sitges también se puso de manifiesto la necesidad de que las empresas privadas apuesten abiertamente por el voluntariado. "Aquí falta todavía que la empresa privada quiera financiar más actividades de voluntarios, como en Europa. Aun así, se comienzan a abrir puertas. Los voluntarios del mañana lo tendrán más fácil porque podrán dedicarse plenamente a trabajos de voluntariado en lugar de ir buscando dinero para sus proyectos", explicaba Dolors Cañelles. Los voluntarios europeos pueden enseñar muchas cosas a sus colegas españoles, apuntaba otra participante en las jornadas, Ángeles Cacereño, de Cruz Roja de Las Palmas. Durante los grupos de trabajo, asistió a diversas explicaciones sobre diferentes modelos de gestión de las entidades. "En lo que se refiere a las relaciones entre los voluntarios y los profesionales remunerados, aquí hay mucho por avanzar", reconocía. "El técnico debe apoyar la tarea del voluntario, no sustituirlo. Esto significa que incluso las decisiones y los objetivos deberían ser marcados por los voluntarios. Pero en España esta idea no acaba de cuajar", se lamentaba esta voluntaria. Víctor Cucurull, director de la fundación Societat i Cultura, de Barcelona, señalaba por su parte que el voluntariado en Cataluña no tiene nada que envidiar a otras muestras de altruismo que se dan en el resto de países europeos. "El caso catalán se parece al anglosajón o al escandinavo. Aquí, por tradición histórica, hace muchos años que la gente trabaja sin esperar una contraprestación económica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de diciembre de 1998