Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Barcelona derriba la base militar del Turó de l"Home

Granollers

La Diputación de Barcelona ha iniciado el proyecto de restauración de la cima del Turó de l"Home, en el Parque Natural del Montseny, que significará el derribo de la base militar. El cuartel se construyó en 1976 para el control de transmisiones y contaba con grandes antenas y pantallas parabólicas, un helipuerto, una valla luminosa con un importante impacto visual y edificaciones para albergar 70 soldados que ocupaban cerca de 3,5 hectáreas de Puig Sesolles. Actualmente, los satélites han dejado obsoletas estas instalaciones y la Diputación ha firmado un convenio con el Ministerio de Defensa para concentrar en una pequeña construcción todos los equipos de forma automatizada sin la necesidad de presencia de personal. Ello permitirá regenerar la zona en un plan cuatrienal que significará una inversión de 200 millones de pesetas. Con el derribo de la base militar se replantarán especies propias que corresponden a un clima subalpino, a pesar de encontrarse a tan sólo 30 kilómetros en línea recta del mar. El año pasado, la Diputación ya limitó el acceso de vehículos al Turó de l"Home, cerrando el paso en el Pla Amagat, para preservar estas especies tal y como reclamaban algunas entidades ecologistas a las autoridades científicas, como el botánico Oriol de Bolós. Una medida imprescindible si se tiene en cuenta que el año pasado el parque natural tuvo 1,5 millones de visitantes. Antenas desmontadas Hasta el momento ya se han desmontado las dos grandes antenas parabólicas que eran visibles desde gran parte del Vallès Oriental. Los trabajos seguirán en el momento en que la climatología permita reemprenderlos. El proyecto contempla concentrar en el mismo punto que los automatismos militares los aparatos de medición de la estación meteorológica y la restauración o traslado de la histórica casa observatorio, creada hace 67 años. La primera fase de restauración, para la cual se han destinado 25 millones de pesetas, contempla el derribo de las edificaciones auxiliares, la supresión de la valla de alambrada perimetral, la restauración de las superficies afectadas por estas obras, la restauración de los taludes y la eliminación de los caminos artificiales no históricos. La actuación permitirá acabar con una actividad que no se ceñía a los usos establecidos en el Plan Especial del Parque Natural del Montseny, que está declarado por la Unesco como reserva de la biosfera. Hace unos meses, el ejército había mantenido negociaciones con el empresario Joan Gaspart ante la posibilidad de crear un establecimiento hotelero, pero la Diputación descartó esta posibilidad porque no se adecuaba a los criterios de conservación. La Diputación no ha decidido todavía el futuro del anillo luminoso que envuelve el perímetro de la cima y que es visible desde decenas de kilómetros de distancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de diciembre de 1998