Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL- DECIMOTERCERA JORNADA DE LIGA

La maldición de Múnich

Los azulgranas no consiguen remontar desde que el Bayern los dejó fuera de Europa hace un mes en el Camp Nou

Fue como una maldición. El principio de una crisis de dimensiones desconocidas, que parece no tener fin. Un agujero negro del que el Barça no sabe salir. El bosnio Salihamidzic, del Bayern, expulsó virtualmente a los azulgrana de Europa en el minuto 86 el pasado 4 de noviembre, y los precipitó al abismo: desde entonces han disputado seis partidos y sólo ha ganado uno. Fue ante el Tenerife, donde los goles maquillaron por un día la flaqueza del equipo. Ni tan siquiera en esa ocasión el equipo se libró de los pañuelos, siempre presentes últimamente en el Camp Nou.El Barça empieza a superarse así mismo en registros negativos. Sólo ha ganado 5 partidos en las 13 jornadas de esta Liga, empatado 4 y perdidos otros tantos. Los números le aproximan peligrosamente a los peores arranques de los últimos 30 años. Ocurrió en la temporada 71-72 y en la 79-80, cuando a estas alturas sólo habían ganado cuatro encuentros. Curiosamente, el entrenador del Barça era a principios de los años 70 el holandés Rinus Michels, conocido como mister marmol y considerado el maestro de Van Gaal. Aquél año, el Barça acabó tercero y ganó la final de la Copa de Ferias.

El Bayern marcó un antes y un después, una nítida frontera en el segundo año de Van Gaal. Una conmoción que el Barça no ha sabido superar y que acentuó aún más las profundas lagunas de su juego y los fallos de concentración. "Fue un golpe muy duro, justamente en el año del centenario del club", sostiene Kluivert.

Hasta entonces el Barça jugaba mal, pero capeaba el temporal. Había encajado tres derrotas y ya suma ocho. Tras el partido clave ante los alemanes, fue a Oviedo (2-1) y encajando dos goles en los minutos finales, desperdiciando el liderato. Dos días después, un amistoso en Granada, donde los aficionados pidieron la salida de Van Gaal, confirmó el bajón. La situación pareció corregirse con goles ante el Tenerife, pero fue un espejismo. Volvió a confirmarse en Mallorca donde perdió por un gol en propia puerta de Sergi. El caos se maquilló otra vez ante el Manchester: Rivaldo protagonizó un vaivén de goles ante la floja defensa inglesa y el público consoló al equipo con aplausos.

La crisis cristalizó el día del centenario con el clamor popular de "Fuera Van Gaal". Al Atlético le bastó un gol de penati para acabar con su sequía fuera de casa. El desastre culminó el sábado ante el Depor. Ni siquiera la vuelta de Guardiola evitó lo peor en Riazor. Ahora el calvario se traslada a Dinamarca donde el Barça tendrá que hacer un forzado turismo de invierno y jugar en un campo casi helado para despedirse de Europa. El Villarreal no podrá evitar erigirse el domingo en el juez supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de diciembre de 1998