Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS

Mueren dos mujeres en Alicante y en Puçol al incendiarse sus viviendas

El fuego desatado en dos viviendas, al parecer provocado por un brasero y por un televisor, acabó ayer con la vida de dos mujeres en Alicante y en Puçol (L"Horta Nord). Un cortocircuito en un televisor provocó ayer por la mañana un incendio en una vivienda de la capital alicantina en el que resultó muerta una mujer de 75 años al inhalar gran cantidad de humo. Tres vecinos de la víctima, entre ellos un bebé, resultaron también intoxicados y tuvieron que ser trasladados al Hospital para recibir asistencia sanitaria. Horas antes, en Puçol, fallecía asfixiada por el humo una mujer de 27 años. Al parecer, las llamas se originaron en un brasero. En el rescate de la mujer resultaron heridos también una mujer y el padre de la víctima. La vivienda siniestrada en Alicante está situada en el número 21 de la calle Ausó y Monzó. Poco antes de la diez de la mañana, los vecinos del inmueble alertaron a los bomberos al ver llamas en el segundo piso del edificio. El fuego se inició en una salita de estar y en pocos minutos el humo afectó a toda la vivienda. Los equipos de rescate tuvieron dificultades para acceder al interior del piso, ya que la habitación más afectada estaba junto a la puerta de entrada y las llamas eran de grandes proporciones. Una vez dentro, los bomberos localizaron inconsciente en el dormitorio, a los pies de la cama, a Josefa Muñoz Álvarez. La mujer, que se encontraba sola en el momento del suceso, estaba totalmente ennegrecida por el humo. Según informó el SAMU (Servicio de Asistencia Médica Urgente), la mujer falleció, mientras era trasladada en ambulancia al Hospital de Alicante, por asfixia debida a la inhalación de monóxido de carbono desprendido en la combustión. PASA A LA PÁGINA 5

Un cortocircuito en un televisor y un brasero causaron el fuego de los incendios mortales de Puçol y Alicante

VIENE DE LA PÁGINA 1 El fuerte humo afectó también a la vivienda situada justo encima de la siniestrada, que tuvo que ser desalojada. El servicio médico atendió en el lugar del suceso a una mujer de 31 años y a su hijo de 8 meses. Los dos se refugiaron en el balcón de su piso para respirar aire fresco hasta que fueron rescatados. No obstante, ambos presentaban síntomas de intoxicación y fueron trasladados al hospital. En las tareas de extinción de incendios y coordinación del servicio de seguridad participaron cuatro dotaciones de la Policía Local, tres de Bomberos, cuatro ambulancias y un equipo del SAMU. Según informó la Jefatura de la Policía Local, el incendio, que se consiguió sofocar a las once de la mañana, se originó por un cortocircuito en un televisor. En el incendio de Puçol, el fuego se inició a las 7.55 en la habitación en la que dormía la joven. Según indicaron a Europa Press fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos, al parecer la víctima perdió el conocimiento por los gases del brasero y cayó sobre él. La llamas también causaron quemaduras en el cuerpo de la joven. Los bomberos acudieron a la casa siniestrada (en el cuarto piso de la calle de la Pobla de Farnals) tras ser avisados por los padres de la víctima, residentes en el mismo domicilio, al no poder acceder a la habitación por estar bloqueada la puerta. Los bomberos sofocaron las llamas apenas 10 minutos más tarde. En el incendio resultaron heridas dos personas: el padre de la víctima, de 64 años, que se fracturó la tibia cuando intentaba abrir la puerta de la habitación, y una mujer, de 58, que sufrió una crisis hipertensiva provocada por los nervios. Ambos fueron trasladados al hospital de Sagunto. Por otra parte, los investigadores de la Policía están convencidos de que el incendio que destruyó totalmente 14 vehículos y afectó a otros dos el pasado 1 de septiembre en un taller de chapa y pintura de Gandia pudo ser provocado por los responsables del negocio con la intención de cobrar una indemnización, según informa Felip Pinazo. El fuego se inició pasados 10 minutos de la una de la mañana. El taller, que quedó totalmente calcinado, se encontraba en el polígono industrial Alcodar, a apenas 300 metros del parque de bomberos de Gandia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 1998

Más información