Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que hace ricos y pobres con su lápiz

Joan Antoni Solans es director general de Urbanismo y, por ello, el hombre que puede hacer que terrenos sin valor se conviertan en millonarios y a la inversa. Las líneas que traza con su lápiz tienen esas consecuencias. Suelo agrícola se convierte en urbano o un solar espléndido pasa a ser zona verde. En el primer caso, al dueño le toca la lotería; en el segundo, es la ruina. La oposición ha pedido una y otra vez la dimisión de Solans, quien, sin embargo, fue delegado de los servicios de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona. Pujol lo llamó en 1980. Ambos son los dos únicos supervivientes en el cargo desde aquella fecha. Joan Antoni Solans nació en Barcelona en 1941. En 1965 se tituló en Arquitectura y pasó a diseñar casas y edificios, algunos con una singular historia en sus planos. Entre otras casas ha construido la que habita. Antes vivió en el mismo piso que, temporalmente, dejó Pasqual Maragall cuando marchó a estudiar a Estados Unidos. Tiene un hablar pausado, pero se apasiona cuando comenta algunas obras, tanto en el plano arquitectónico como en el urbanístico. Fue redactor del Plan General Metropolitano de 1976, aún vigente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998