Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La asamblea democristiana, el PNV y Unió

Permítame, señor director, aclarar algunos extremos sobre nuestra postura en relación con la Asamblea General de la Internacional Demócrata Cristiana celebrada en Madrid el pasado fin de semana.1. Tras la Cumbre Iberoamericana celebrada en Oporto, el PP organizó con algunos jefes de Estado y Gobierno latinoamericanos una reunión en Bayona (Galicia) donde se aprobó una declaración. El señor Aznar no informó en ningún momento de la misma ni a Unió Democrática de Catalunya ni al PNV sobre este hecho, habida cuenta que el PNV lleva 51 años en esta plataforma y Unió 44.

2. La Asamblea de la Internacional celebrada en Madrid fue organizada por el PP sin informar al PNV ni a Unió. Los vídeos, las intervenciones, las resoluciones, todo fue preparado por el PP sin ningún tipo de consulta al PNV ni a Unió.

3. Durante la reunión, el PP eliminó de la moción presentada por el ex primer ministro irlandés John Bruttons uno de los párrafos dedicados al proceso de pacificación del País Vasco en el que se apelaba a la voluntad democrática del pueblo vasco. El PP no consultó con el PNV.

4. Javier Rupérez ha sido en los últimos tres años secretario general de la Internacional sin que haya hecho ninguna aportación relevante, habida cuenta de sus otras obligaciones (presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso, presidente de la Asamblea de la OSCE). El día de la apertura de la Asamblea no estuvo presente pues se encontraba en Edimburgo, siendo elegido presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN. Nuestra crítica es a la acumulación de cargos y a la sospecha de que el señor Rupérez no va a hacer absolutamente nada como presidente de una Internacional necesitada de plena dedicación. Para este cargo, la figura del señor Durán hubiera sido la apropiada, pero el PP se negó a ello.

5. El señor Rupérez, a pesar de ser su candidatura única, cosechó un rechazo del 25% de los países representados. Tal rechazo no es una desconfianza a la capacidad de Javier Rupérez para desarrollar tal encargo, pues es persona inteligente, formada y con experiencia, sino al inquietante giro conservador que desea dar el señor Rupérez a esta Internacional, y que el grupo de Atenas ha denunciado. Por otra parte, el talante distante y a veces impositivo del señor Rupérez, como se vio en el transcurso de la sesión, hace que se tenga mucha prevención hacia la personalidad de este dirigente del PP.

6. Finalmente, tanto Unió como el PNV hemos denunciado que no se puede hacer un discurso de centro, que se queda sólo en palabras, con actitudes de exclusión, impositivas y de auténtica apisonadora como la que ha demostrado el PP en este Congreso. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 1998