Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PNV y Unió acusan de su marginación en la Internacional Democristiana a Aznar

El Gobierno no atraviesa un buen momento en sus relaciones con sus principales socios nacionalistas. El problema, escenificado en los últimos días, entre otros aspectos, en el debate de enmiendas a los presupuestos, se ha trasladado a la resaca de la asamblea de la Internacional Demócrata Cristiana (IDC). Representantes del PNV y de Unió Democrática de Catalunya (UDC) reprocharon ayer al Gobierno, con una carta de protesta a José María Aznar, su actitud "agresivamente excluyente" y su marginación de la IDC.

MÁS INFORMACIÓN

La tensión política entre el Gobierno del PP y sus socios del PNV y de CiU se aprecia ahora en todo tipo de gestos. En ocasiones obecede a argumentos explicables, como cuando los grupos citados no se han puesto estos días de acuerdo en alguna enmienda de los presupuestos de determinado ministerio. En otros casos la razón tiene distintos calados políticos. Sobre todo, cuando en el PP están totalmente seguros de que el PNV, que se había desmarcado algo de los presupuestos para 1999, acabará ratificándolos e incluso podría apoyar hoy mismo su ley de acompañamiento.El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, y el representante de Unió Democrática de Catalunya, Josep Sánchez Llibre, reaccionaron ayer airadamente contra el comportamiento del PP en la XII Asamblea General de la IDC, celebrada en Madrid el pasado fin de semana. Anasagasti ya había avisado de su malestar el pasado domingo, precisamente el día en que Javier Rupérez, diputado popular, fue elegido por amplia mayoría presidente de la IDC, cuando tachó a éste de persona nada preparada para ese puesto. Ayer fue más lejos y auguró que "no hará nada" al frente de esa "importante plataforma".

Tanto Anasagasti como Sánchez Llibre denunciaron ayer que el PP les marginó de los órganos de dirección de ese foro. Ambos políticos destacaron mucho que el PP utilizó esa asamblea mediáticamente. Los dos representantes nacionalistas lamentaron la falta de sensibilidad del PP y la tildaron como un "tremendo error", aunque matizaron que ese comportamiento de auténtica "apisonadora" observado en la asamblea de la IDC no tendrá consecuencias en su alianza parlamentaria en Madrid.

Giro conservador

Eso sí, se reservaron otra advertencia. PNV y UDC son aliados del PP en el Grupo Popular Europeo y miembros fundadores de la IDC. Anasagasti y Sánchez Llibre amenazaron ayer al PP con potenciar en el futuro su labor como oposición en esos foros dentro del denominado Grupo de Atenas, formado por los partidos que rechazan el presunto "giro conservador" que la IDC ha consumado en Madrid con la consagración del liderazgo en la sombra de Aznar.Anasagasti y Sánchez Llibre oficiaron este nuevo capítulo de discrepancias con el Gobierno del PP en una conferencia de prensa conjunta en el Congreso, en la que anunciaron que enviarán todas estas quejas a Aznar por escrito en una carta. Anasagasti subrayó su recelo ante el presunto giro al centro que el PP se ha marcado como objetivo de su próximo congreso interno al comprobar, por otra parte, su actuación "agresivamente excluyente" en el transcurso de la asamblea de la IDC. Una tesis a la que se agregó Sánchez Llibre.

Desde el PP se replicó inmediatamente a estas acusaciones. El nuevo presidente de la IDC, Rupérez, convocó una conferencia de prensa para resaltar su intención de estar en el futuro al servicio de todos los partidos y precisar que la acusación de exclusión le parece "falsa, injusta y malhumorada".

Rupérez recordó que en el pasado congreso de la IDC el presidente de UDC, Josep Antoni Duran Lleida, salió vicepresidente gracias a los votos del PP, como ahora la dirigente de ese partido Concepción Ferrer. Dirigentes del PP apuntaron que Duran, en el fondo, lo que pretendía era ser designado ahora presidente de la IDC. Estas mismas fuentes comentaron irónicamente que ese puesto estaba reservado para un dirigente del PP para subrayar así que el papel de líder mundial de la democracia cristiana recae en este periodo en el propio presidente del Gobierno, José María Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 1998

Más información

  • Rupérez considera las críticas de sus socios como un injusto malhumor