Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición de la Costa del Sol logra parar la tasa de la desaladora

Los votos de los ayuntamientos gobernados por PP, PSOE y el Grupo Independiente de Benalmádena propiciaron ayer la primera derrota de Jesús Gil en la Mancomunidad de Municipios que preside y evitaron que se aplicara una tasa de la desaladora en la tarifa del agua. Los grupos de la oposición, que planean la presentación de una moción de censura contra Gil, se mostraron más beligerantes al comprobar que la presidencia sólo sumaba nueve de los 21 votos en juego. Así, la oposición echó por tierra la propuesta de Gil que pretendía incluir un canon por la explotación de la desaladora en el cobro de la nueva tasa de agua. El portavoz del PSOE, Emilio López, declaró: "Pretendía meternos un gol y colarnos esta tasa con la excusa de la adaptación". IU dio un ultimátum al PP y al PSOE para que antes de finalizar este mes se suscriba una moción de censura contra la dirección de la Mancomunidad, que se encuentra en clara minoría. El responsable de política provincial del PSOE, José María Povedano, pidió la dimisión de Gil y señaló que su partido no necesitaba ningún plazo, al confirmar su apoyo a un candidato del PP para desbancar al GIL de la Mancomunidad. "Sería un despropósito que continuara esta situación y se perjudicara a 250.000 vecinos", señaló Povedano. El diputado de IU, José Luis Centella, considera "inaplazable" la moción de Gil. El portavoz del PP en la Mancomunidad, Pedro Fernández Montes, prefirió dejar la toma de posiciones a la dirección de su partido. López aprovechó su comparecencia para denunciar que el concejal del GIL Manuel Calle cobra 24 millones de pesetas al año de la Mancomunidad y del Ayuntamiento de Marbella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 1998