_
_
_
_
_

Charlín culpa a un 'arrepentido' asesinado de introducir cocaína

Manuel Charlín Gama, patriarca del clan de los Charlines, negó ayer tener relación con la introducción en 1989 de 600 kilos de cocaína desde el Caribe a Galicia en el barco Halcón II, delito en el que le implicaba el narcotraficante arrepentido Manuel Baulo -asesinado en septiembre de 1994 tras colaborar con la justicia- y con el que, según dijo Charlín, nunca tuvo ningún problema. Así, las culpas recaen sobre el fallecido.El fiscal pide 23 años de cárcel y 225 millones de pesetas de multa para Charlín, que ya resultó absuelto en la denominada Operación Nécora. Baulo afirmó en su día que Charlín, mientras disfrutaba de un permiso penitenciario, le había encargado que fuera a México a hacerse cargo del Halcón II por cuenta suya, pero ayer Charlín negó hasta haber tenido el permiso.

El fiscal propuso al tribunal que se constituyera en Galicia para interrogar a la viuda de Baulo, que quedó tetrapléjica al recibir un disparo en el ataque en el que su marido fue asesinado. Ella achacó el ataque a las acusaciones que Baulo hizo contra los Charlines por narcotráfico.

Los otros procesados, para los que se piden 15 años de cárcel, también negaron las acusaciones de tráfico de drogas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_