Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Deportivo no sancionará por el momento al francés Bonnissel

Santiago de Compostela

El Deportivo ha pospuesto la adopción de medidas disciplinarias contra su futbolista francés Jerome Bonnissel, quien el jueves rompió la nariz de un cabezazo a un aficionado con el que había mantenido una fuerte discusión. La conducta de Bonnissel es "injustificable", según reconoció ayer el portavoz del club Siro López, quien, no obstante, matizó que el jugador "fue objeto de una provocación".

El consejo de administración del club no se reunirá hasta la próxima semana y decidirá entonces si sanciona al lateral francés.La familia del joven agredido, Víctor Louro, de 17 años, ya anunció que actuará judicialmente contra Bonnissel. El agredido sufrió rotura del tabique nasal, por lo que tuvo que ser operado en el hospital Juan Canalejo de A Coruña. Los servicios jurídicos del Deportivo están dispuestos a colaborar en la defensa de Bonnissel, ya que, según explicó el portavoz del club, "una empresa tiene la obligación de prestar apoyo a sus trabajadores independientemente de lo que luego decidan los tribunales".

El altercado se produjo el pasado jueves por la mañana, en los campos de entrenamiento de Acea da Ma, una zona de los alrededores de A Coruña, muy cerca de la Universidad Laboral, donde estudia el joven agredido. Los alumnos de ese centro suelen acudir a los ensayos del Deportivo y desde hace algún tiempo algunos de ellos se dedicaban a robar las pelotas que se iban fuera del recinto. Los incidentes, según la versión del club, comenzaron precisamente cuando Bonnissel salió en defensa de un empleado de las instalaciones deportivas, encargado de la custodia de los balones , del que se estaban mofando los estudiantes.

Tras una fuerte discusión, los muchachos esperaron a que Bonnissel saliese de la ducha y volvieron a encararse con él. Algunos compañeros del jugador y empleados del club convencieron al francés para que abandonase la disputa. Pero las increpaciones continuaron cuando del futbolista ya se disponía a marcharse en su automóvil. De repente, Bonnissel abrió la puerta de su vehículo, se encaró con Víctor Louro y le propinó un cabezazo en la nariz. Como el Deportivo volvía a tener entrenamiento esa tarde, varias decenas de estudiantes acudieron al recinto para increpar al jugador, que tuvo que salir del recinto por la puerta trasera en un furgón de una compañía privada de seguridad. El técnico, Javier Irureta, pidió disculpas a la familia del joven, a quien visitó en el hospital.

No es este el primer incidente que protagoniza Bonnissel, un jugador de carácter huraño, que en las tres temporadas que lleva en A Coruña nunca ha concedido una entrevista a la prensa local. En una ocasión lanzó unas tijeras a fotógrafo y ha tenido otros altercados con compañeros por actuar con excesiva dureza en los entrenamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de noviembre de 1998

Más información

  • El club califica de "injustificable" la agresión al joven al que rompió la nariz