Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cultivo de células humanas abre la vía a los "bancos de tejidos" para trasplantes

La posibilidad de crear bancos de tejidos humanos para todo tipo de trasplantes está ahora mucho más cerca. En sendas investigaciones independientes, dos equipos de científicos estadounidenses han logrado cultivar en el laboratorio células humanas inespecíficas que posteriormente son capaces de diferenciarse y, agrupándose de forma ordenada, convertirse en tejido muscular, nervioso, óseo o cutáneo. Hasta ahora sólo se había conseguido algo similar con células de animales como ratas, monos o pollos. Como las células madre son indiferenciadas, los cultivos de partida son prácticamente inmortales y fácilmente manejables en el laboratorio. El hallazgo tardará algún tiempo en ser aprovechado, ya que aún no se ha controlado cómo fabricar cada tipo de tejido en concreto (por ejemplo, de corazón, de hueso o de nervio) y sigue vigente el conocido problema del rechazo de los trasplantes. No obstante, reviste una extraordinaria importancia en la investigación básica en biología del desarrollo. Los dos experimentos, que se publican en las revistas Science y Proceedings of the National Academy of Sciences, abren un peliagudo debate ético, ya que se han utilizado células de embriones humanos: en un caso, por fecundación in vitro (con autorización de los padres genéticos), y en otro, procedentes de abortos tras cinco o nueve semanas de gestación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 1998