La oposición pedirá la devolución de los presupuestos al Consell por mentirosos

La oposición fue ayer directa al grano a la hora de valorar el proyecto de ley de Presupuestos de la Generalitat para 1999. Socialistas, Esquerra Unida-Els Verds y Nova Esquerra pedirán la devolución de las cuentas al Consell por irreales, contradictorias, carentes de rigor y mentirosas. Los portavoces de las citadas formaciones políticas, tras analizar los números el fin de semana, llegaron a conclusiones similares: "los presupuestos son clientelares, electoralistas y antisociales", a la vez que aumentan la deuda pública y desvían al sector privado los recursos de la Administración pública valenciana.

Más información
El PP moviliza a todos sus cargos para explicar las cuentas de la Generalitat

El portavoz socialista, Antonio Moreno, calificó el presupuesto presentado por el Consell de "electoralista, porque dice que congelan las tasas en 1999 pero no dice que las han subido un 18% en años anteriores". "Incrementan la deuda de forma descarada y la siguen centrifugando a empresas públicas y ayuntamientos", prosiguió Moreno, "y continúan con su política depredadora en materia medioambiental". "Son un camelo", sentenció Moreno, que señaló que las cuentas elaboradas por el Consell no aguantan el contraste con la realidad. El portavoz socialista explicó que cerca de 130.000 millones de pesetas presupuestados en inversiones desde que gobierna el Partido Popular se han dejado sin ejecutar y recalcó que las promesas de Zaplana no tienen reflejo en el proyecto de ley para 1999. Según Antonio Moreno, en la Consejería de Educación han hecho falta tres presupuestos y tres consejeros para que "las inversiones incluidas se coloquen al mismo ritmo que tenían en 1995". El parlamentario socialista puso en tela de juicio que las inversiones se vayan a hacer y destacó que lo que queda claro es que más de 2.500 millones se destinarán a potenciar la enseñanza concertada. En materia de Sanidad, Moreno puso nuevos ejemplos y dijo que de las 50 actuaciones de inversión previstas en la atención primaria, un total de 27 se repiten desde hace tres años. En atención especializada, el diputado socialista explicó que la inversión en alta tecnología es de 700 millones mientras que en el último año de gobierno de Lerma, la inversión era de 2.000. Gasto corriente Para el portavoz socialista, las cifras elaboradas por el Gobierno de Eduardo Zaplana demuestran que el gasto corriente se ha desbordado, mientras que se sigue potenciando el deterioro de los servicios públicos y se desvía dinero a empresas privadas sin control alguno. Por su parte, el portavoz de Economía del Grupo Socialista, Víctor Fuentes, explicó que las previsiones de crecimiento de la Comunidad Valenciana son inferiores a las de Cataluña, Baleares y Murcia, lo que sitúa a los valencianos en el furgón de cola del arco mediterráneo. Fuentes recalcó que el PP destinará más dinero el año que viene a Canal 9 que a potenciar el tejido productivo a través del Impiva, el Ivex y la Agència Valenciana de Turisme. Esquerra Unida, a través de sus portavoces Joan Ribó y Pasqual Mollà, criticó al Consell por no cuidar ya ni las formas. Mollà aseguró que el Consell ya ni se molesta en transmitir a los grupos de oposición cuáles son sus principales líneas de actuación antes de presentar el proyecto de ley de Presupuestos. Pasqual Mollà indicó que en las cuentas de 1999 se "incrementa la deuda, el gasto corriente y el carácter antisocial". El parlamentario de Esquerra Unida-Els Verds repasó la trayectoria presupuestaria del Consell de Eduardo Zaplana para justificar su opinión sobre las cuentas de 1999. "El Ejecutivo valenciano cerró la liquidación del presupuesto de 1997 con un déficit de 159.000 millones de pesetas y en septiembre de este año la cifra rondaba ya los 215.000 millones de pesetas", continuó Mollà, "mientras se sigue engordando el capítulo de ingresos con efectos incobrables para cuadrar los números". "Además, las cuentas del año que viene, que son un despilfarro, incluyen en la ley de acompañamiento toda una serie de figuras regresivas desde el punto de vista fiscal", dijo Mollà, que explicó que en el tramo autonómico del IRPF desaparece la deducción genérica para los mayores de 65 años en favor de otra sólo para los minusválidos que superen esta edad. Igualmente, se incluye otra destinada a la transmisión de parcelas agrarias mucho más restrictiva en opinión del Consejo Jurídico Consultivo, dijo Mollà. El coordinador de Esquerra Unida, Joan Ribó, indicó que su grupo presentará muchas enmiendas, algunas de ellas con las promesas hechas públicamente por Zaplana y otros consejeros y que no tienen ningún tipo de consignación presupuestaria. "Vamos a ayudar al Consell a cumplir sus compromisos y concretar sus propuestas por surrealista que parezca", afirmó Ribó. Nova Esquerra tampoco utilizó la diplomacia para calificar los presupuestos. Pedro Zamora los tachó de poco creíbles, despilfarradores y destinados a pasar al mercado parte de los servicios públicos. "Se incrementa de manera considerable la caja negra de los presupuestos que son los gastos diversos y el consejero de Economía, José Luis Olivas, vuelve a autorizarse para lo que le de la gana", argumentó Zamora, que añadió que una de las características de Zaplana es "la mentira". Por su parte, Albert Taberner advirtió que con el proyecto de ley de presupuestos "se modifican leyes que nada tienen que ver con las cuentas de la Generalitat".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS