Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

Arzalluz y los documentales sobre los apareamientos

Lo borda. Cuando deja en su despacho el discurso amargo, agrio y montaraz que mostró a todas las televisiones en la noche electoral, Arzalluz arranca la carcajada con extrema facilidad. Sus metáforas o su lenguaje directo conecta a la primera con el público más diverso. Ayer, en su rueda de prensa en Sabin Etxea, dispersó unas gotas de su buen hacer como comunicador.Para la formación del Gobierno que ya se empieza a cocer, un Arzalluz televisivo empleó la parábola del apareamiento de los animales recogida en esos impagables documentales de La 2.

Sin utilizar ni una sigla, dibujó a un PP, por ejemplo, sacando pecho con sus posturas públicas de última hora en las que exige al PNV que abandone su radicalidad. O a unos socialistas, por seguir con otra formación, hinchando el garganchón al repetir las condiciones esgrimidas en campaña para entrar en el Gobierno. A los dirigentes de EA moviendo las alas y a todos los parlamentarios de EH nadando en círculo cual enormes ballenas en las bahías de Baja California.

Todos alrededor del PNV. Unos más alejados que otros, eso sí. Pero, tal vez, en su fuero interno, esperando ser los elegidos para entrar de nuevo o por vez primera en Lakua (sede del Ejecutivo vasco). "Parece que no quieren. Sacan pecho, hinchan el garganchón, mueven la alas, promueven gorjeos,... pero son ritos de apareamiento. Y, salvo excepciones, todo el mundo quiere aparearse", comentó sardónico el presidente del PNV.

Arzalluz, que prevé un proceso largo de formación de Gobierno, dejó claro que la posibilidad de un Ejecutivo liderado por Redondo, sostenido por el PP y con el líder de UA, Pablo Mosquera, como consejero de Interior, simplemente "no puede ser". Ardua tarea la de Ibarretxe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de octubre de 1998