Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP se resisten a formar Gobierno con el PNV por su acuerdo con los radicales

El Ejecutivo exige a ETA más pruebas de que mantendrá la paz antes de abrir el diálogo

Los resultados de las elecciones vascas del pasado domingo han dejado abiertas todas las posibilidades a la hora de constituir el nuevo Ejecutivo de Vitoria. Socialistas y Partido Popular coincidieron ayer en poner objeciones al vencedor de los comicios, el Partido Nacionalista Vasco, para la constitución de un Gobierno en el que estuvieran representados. Las razones que esgrimen los dos partidos -el PP se ha convertido en la segunda fuerza de Euskadi- se centran en los acuerdos a los que llegó el PNV con Herri Batasuna al final de la pasada legislatura y, sobre todo, en el pacto nacionalista plasmado en la Declaración de Lizarra.

MÁS INFORMACIÓN

El PNV se inclina por reconstituir el acuerdo tripartito -con socialistas y Eusko Alkartasuna (EA)- que gobernó en Vitoria hasta julio, aunque no descarta otras posibilidades, como un Ejecutivo en minoría formado por PNV y EA, que funcionaría al menos hasta las elecciones municipales de junio. La dirección del PNV estuvo reunida durante toda la tarde de ayer para estudiar las alternativas que se abren. Desde el PP, también sin descartar de plano una eventual entrada en el Gobierno, se pone el acento en la necesidad de respetar el marco constitucional y estatutario y abandonar la Declaración de Lizarra. Almunia, secretario general del PSOE, afirmó que persisten las razones por las que su partido abandonó el pasado julio el Ejecutivo de Vitoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1998