Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las altas temperaturas y la ausencia de lluvias elevan a 43 incendios el balance del mes de octubre

Aunque en Andalucía no ha habido ni un solo gran incendio este año (se entiende por grande el que supera las 500 hectáreas quemadas) y el número de hectáreas afectadas no ha superado las 3.000, sólo el mes de octubre se han registrado 43 fuegos, debido en gran parte a "la meteorología anormal" que vive Andalucía las últimas semanas. El mes de octubre pasado sólo se registraron dos siniestros. Pero las 2.711 hectáreas arrasadas en el 98 frente a "las 10.000 que se superaban otros años", son para el consejero de Medio Ambiente, José Luis Blanco, "datos muy favorables".

La media de hectáreas afectadas en Andalucía en los últimos 10 años estaba en torno a las 10.000, por eso las 2.711 de este año son para los responsables de la Consejería de Medio Ambiente datos para la felicitación. El consejero, José Luis Blanco, explicó ayer las causas de este significativo descenso: en primer lugar, la colaboración ciudadana, "se han recibido 12.700 notificaciones de quemas", si bien en el Valle del Guadalquivir "en las últimas semanas está siendo escandaloso, porque aunque las quemas en esta zona no provoquen incendios contaminan el aire", según explicó Blanco. Por otro lado "cada vez hay mejores medios tecnológicos" que detectan un conato de fuego y se procede a su extinción antes de que hay podido hablarse de incendio. La media de conatos ha aumentado a la vez que ha disminuido la de los fuegos. En los últimos 10 años fue del 63% y en los tres últimos ascendió hasta un 80%. Se considera conato cuando la superficie afectada no supera una hectárea. De otra parte, los distintos cuerpos de seguridad, Guardia Civil, policía autónoma, han realizado 175.000 kilómetros entre los bosques y los pueblos, han practicado 89 detenciones, han inspeccionado en 1910 ocasiones y han levantado 303 actas de infracción. Todo ello "han servido además de medida disuasoria", señaló Blanco. El número de personas detenidas supone entre un 40% y un 50% más que el año anterior. El consejero no quiso olvidar entre las causas que han posibilitado el descenso de los incendios "las campañas de información al ciudadano y el contacto permanente con los ayuntamientos, la policía local o los cazadores", entre otros colectivos. Para Blanco, quien reconoció estar pasando un buen momento en sus relaciones con el Ministerio de Medio Ambiente, los datos andaluces son más alentadores aún si se comparan con los del resto del país: la superficie afectada en la comunidad representa un 0,06% de la masa forestal frente al 0,30% que se quemó en España. "Ha sido un año catastrófico para el Mediterráneo, sin embargo Andalucía ocupa el decimotercer lugar en cuanto a daños ocasionados", añadió el director general de Gestión del Medio Natural, Juan Cornejo. Desde la Consejería recordaron también que la ley de Incendios estará "en tres o cuatro semanas aprobada por el Consejo de Gobierno" para remitirse al Parlamento. "La ley establece un régimen sancionador que permitirá resolver con mayor eficacia los expedientes administrativos y hacerlo acorde al daño causado", explicó José Luis Blanco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1998

Más información

  • Los cuerpos de seguridad han detenido este año a 89 personas, un 40% más que en 1997