Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"El público de Madrid es muy cariñoso, nos quiere mucho"

Tiene 80 años y ninguna intención de pararse. Reynaldo Creagh es el cantante y el alma de la Vieja Trova Santiaguera, una formación de músicos "jubilados pero no retirados" que en pocos años ha logrado conquistar definitivamente un largo público gracias al encanto y a la vitalidad de la musicalidad cubana. El grupo, fundado en 1993 por iniciativa de un periodista vasco apasionado del bolero y el son, acaba de presentar en la Casa de América su último disco, La Manigua, que incluye también una colaboración con Jarabe de Palo en el cha-cha-cha Vacilón. La carrera musical de Reynaldo empezó muy temprano, a sus cinco años. "Cuando me iba a duchar, yo cantaba. Por eso una vecina le decía a mi madre que yo iba a ser cantante. Y tenía razón" cuenta, fumando sin prisa su inseparable cigarro. En 1938 empezó a tocar con unos amigos en Santiago de Cuba, su ciudad natal. Desde entonces no ha dejado nunca de hacer música, a pesar de su trabajo como conductor ferroviario, ni de la jubilación, ni tampoco de su edad, tan digna de respeto.

Pregunta. ¿Son los madrileños buenos aficionados de la música cubana?

Respuesta. El público madrileño es muy cariñoso. Llebamos cinco años consecutivos tocando aquí, con gran éxito. Madrid es una ciudad que nos quiere mucho.

P. ¿Qué pasa con el idioma? ¿Existen diferencias?

R. La música no tiene nada a que ver con el idioma, porque lo que la gente hace es bailar, incluso en países como Holanda y Alemania.

P. ¿Cómo explica el triunfo de la música cubana en Madrid y en Europa?

R. La Vieja Trova Santiaguera ha venido por primera vez a Madrid en 1993. Después de nosotros ha sido una verdadera invasión de la música cubana en España y en toda Europa lo que ha ocurrido.

P. ¿Qué encuentra la gente de de aquí en el son?

R. El son tiene el sabor y la vitalidad del folclore cubano.

P. ¿Qué es entonces la salsa?

R. Mi amol, ¡por favor! La salsa es un derivado del son. Le han puesto este nombre comercial para promover la música cubana en el mundo. Pero es el son la música de Cuba.

P. Después de jubilarse, ¿se imaginaba que iba a llegar a ser tan famoso?

R. No, por mi mente no pasaba nada de esto. La suerte me ha protegido. Efectivamente, a mi edad tampoco es fácil, incluso es raro encontrar un joven que resista a un ritmo como el nuestro.

P. ¿De donde saca entonces tanta energía para sus conciertos?

R. Mi energía se debe al afecto, al cariño y al amor del público. El público nos da la fuerza y decide todo.

P. ¿El éxito de la Vieja Trova le hará cambiar?

R. Yo no puedo cambiar por nada o por nadie. Sigo siendo humilde, como siempre lo he sido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de octubre de 1998

Más información

  • REYNALDO CREAGHVIEJA TROVA SANTIAGUERA