Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo reduce de cuatro años a uno la condena a tres guardias por torturas

El Tribunal Supremo ha reducido de cuatro años a uno la pena de prisión impuesta a tres guardias civiles condenados por torturas al presunto miembro de ETA Kepa Urra durante una operación en Basauri (Vizcaya) en 1992. La Sala, sin embargo, ha mantenido la pena de inhabilitación de seis años para el capitán Manuel Sánchez Corbi, el sargento José María de las Cuevas y el agente Antonio Lozano.

La Audiencia Provincial de Bilbao declaró probado que los tres guardias civiles se hicieron cargo de Kepa Urra tras su detención por agentes de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil en un piso de Basauri. El 29 de enero de 1992, los agentes metieron al detenido en un coche sin distintivos y en vez de dirigirse al cuartel de La Salve, en Bilbao, lo trasladaron a un descampado donde "le desnudaron, le golpearon con un objeto no identificado y le arrastraron por el suelo". Los agentes pretendían que el detenido se identificara y dijera los nombres de sus compañeros de comando y el lugar donde se encontraba un zulo con armas. A continuación le trasladaron al cuartel y al ser hallado inconsciente en su celda horas después, fue trasladado al hospital de Basurto donde le apreciaron policontusiones.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo estima parcialmente el recurso del fiscal, que defendía una pena más leve, aunque razona que "ciertamente, los acusados no sólo sometieron a la víctima a procedimientos que intimidaron y violentaron su voluntad; su conducta fue mucho más grave, ya que agredieron al detenido, con el fin de obtener información".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de octubre de 1998