Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

Redondo reclama que el debate electoral baje a problemas concretos

Había bañistas en La Concha. Y, por fin, un sol que invitaba a pasear por la arena. En el Peine de los Vientos tres palomas blancas volaban despistadas buscando una salida. Nicolás Redondo, Rosa Díez y Carlos Totorica habían soltado minutos antes el "símbolo de la paz y la tolerancia". Después del 26 de octubre, el objetivo de los socialistas no está tanto en el Gobierno como en que "la palabra y el diálogo sean los únicos instrumentos para solucionar los conflictos", había dicho Nicolás Redondo en el acto organizado por las Juventudes Socialistas ante la obra de Chillida.

Como ejemplo de tolerancia, presentó a Carlos Totorica, alcalde de Ermua, que con Txiki Benegas asistía al acto. "Es quien mejor representa esa idea", dijo. "Fue capaz de salir a la calle para denunciar el asesinato de Miguel Ángel Blanco y, a su vez, coger un extintor para apagar el fuego intencionado en una sede de HB".

Totorica recordó que, pese a la tregua, seguía habiendo "comportamientos inadmisibles de violencia de baja intensidad". Y animó a "sembrar un futuro de tolerancia en el que a nadie se le intimide". De tolerancia habló también Alfredo Pérez Rubalcaba, que había llegado a San Sebastián para apoyar al candidato a lehendakari del PSE-EE. En alusión a ETA, el que fuera portavoz del Gobierno de Felipe González aseguró: "Los socialistas seremos tolerantes y generosos, tan generosos como lo es nuestra Constitución". "Queremos más consenso para el País Vasco y por eso no firmamos la Declaración de Estella", un documento que según Rubalcaba abre las puertas a "la limpieza étnica".

Paro juvenil

Más tarde, en Irún, Nicolás Redondo "bajó a lo concreto. A problemas como el paro". Lamentó que en esta campaña no se esté hablando de lo que afecta a las personas. No es la primera vez que Redondo habla de estos temas y aprovecha la presencia de los jóvenes para recordar en las zonas más deprimidas, como la que visitó ayer en Pasaia o el sábado en Ortuella, que las tasas de paro juvenil rondan el 50%.Nunca es malo mirar al pasado, al norte o al sur. Así que el candidato echó la vista atrás para analizar las políticas económicas de los años 80 imperantes en toda Europa. Redondo alabó la revisión que Jospin está haciendo en Francia de esas políticas neoliberales. Y, respondiendo a Juan José Ibarretxe, que les había acusado de mirar exclusivamente al sur, dijo que los socialistas miran al norte y al sur. Al norte para fijarse en el ejemplo socialdemócrata y al sur como ejemplo de solidaridad.

Por la mañana, en Pasaia, Redondo se embarcó con un nutrido grupo de periodistas en una barcaza. No se mareó, pero Dios quiera que rija con mejor pulso los destinos de Euskadi si gana las elecciones el próximo 25 que el que demostró gobernando la nave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998