Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo de Bellas Artes muestra sus mejores piezas japonesas

El Museo de Bellas Artes de Bilbao se ha sumado a la ola orientalista que recorre la capital vizcaína en los últimos meses, impulsada por la exposición China: 5.000 años que se exhibe en el Museo Guggenheim, con la inauguración de una muestra de sus mejores piezas de arte japonés. Las obras pertenecieron a los fondos del coleccionista José Palacio, donados por su heredera al museo bilbaíno en 1953. La comisaria de la exposición, Arantxa Pereda, resumió su contenido como "un elogio a lo cotidiano".

La exposición Arte japonés en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. La Colección Palacio está compuesta por casi un centenar de grabados,pinturas, esculturas de pequeño tamaño y objetos de uso doméstico y militar, seleccionados entre las 300 piezas de arte oriental que constituyen el legado del coleccionista José Palacio. Nacido en Montevideo en 1875, Palacio fue un aficionado a la compra de objetos orientales tan insólito como misterioso. A pesar de que residió en Bilbao, la ciudad en la que falleció en 1952, durante cerca de dos décadas apenas se conocen datos sobre su biografía. El resultado de su pasión por el arte oriental en una época en la que los coleccionistas españoles se inclinaban por la compra de pintura antigua europea constituye una colección tan importante por la calidad individual de las piezas como por su carácter excepcional. "La exposición es un homenaje a José Palacio", señaló el director del museo, Miguel Zugaza. La muestra recorre distintos aspectos de la vida cotidiana japonesa, a través de piezas datadas fundamentalmente en los siglos XVIII y XIX, "un período especialmente fructífero en el arte japonés y admirado en Occidente", destacó la comisaria. El pequeño tamaño de las obras revelan su pertenencia a una colección privada. "Son piezas de coleccionista, de uso cotidiano, exquisitas y de un trabajo preciado", explicó Arantxa Pereda. Junto a las estampas y pinturas y a las piezas pertenecientes a los samurai, la exposición incluye 13 cerámicas utilizadas en la ceremonia del té y numerosos objetos de uso personal, como cajitas o elementos de vestir que revelan la relación entre la belleza, el arte y el entorno cotidiano en la cultura japonesa. La muestra, que hoy se abre al público, coincide con el inicio de la remodelación del museo. Las obras obligan a mantener cerradas las salas del edificio antiguo y a acceder a través de una entrada lateral. La exposición se clausurará el 13 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1998

Más información

  • Las obras pertenecieron a la colección privada de José Palacio