Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARÓMETRO DE OTOÑO

El PP empieza a despegar electoralmente

Los populares, favorecidos por la buena situación económica, aventajan en 3,7 puntos al PSOE

El Partido Popular empieza a despegarse del PSOE desde el punto de vista electoral, favorecido por la amplia opinión positiva que los ciudadanos tienen sobre la situación económica y política. Los populares se sitúan 3,7 puntos por delante del PSOE en la intención directa de voto expresada por los españoles, lo que casi triplica la ventaja que tenía el PP el pasado mes de julio, según muestra el Barómetro de Otoño realizado por Demoscopia para EL PAÍS. La valoración del presidente del Gobierno, José María Aznar, como líder político aumenta levemente la escasa distancia que le separaba del candidato socialista a la presidencia, José Borrell. Éste conserva la misma valoración, mientras que disminuye ligeramente la de Felipe González. La sociedad española considera necesario el "giro al centro" prometido por Aznar, pero a la vez percibe ese anuncio como un gesto oportunista y poco creíble por ahora.

Las opiniones expresadas por los entrevistados representan la evaluación más positiva de la situación política en el último decenio, y suponen un vuelco respecto al estado de opinión existente hace tres meses. Ahora, el 33% de los españoles consideran buena o muy buena la situación política, mientras que el 26% estima que es mala o muy mala. Este cambio respecto de hace tres meses tiene que ver muy probablemente con la tregua iniciada por ETA y con los pasos emprendidos por los partidos para lograr un cese definitivo de la violencia.A la vez, la buena valoración de la situación económica es compartida por el porcentaje más amplio de población (36%) registrado en los últimos 20 años. La distancia entre quienes consideran la marcha de la economía buena o muy buena y quienes la ven mal o muy mal se ha duplicado respecto al mes de julio, si bien la mayoría no nota que haya variado su situación personal.

Este nuevo panorama contribuye a mejorar de manera significativa las expectativas electorales del partido gobernante. El 24,9% afirma que si mañana hubiera elecciones votaría al PP, lo que supone un avance significativo respecto de hace tres meses, cuando expresaban ese propósito el 22,7%. La ventaja del PP en intención directa de voto pasa a ser de 3,7 puntos, mientras que en julio era de 1,4.

El apoyo al PSOE permanece estable (21,2%), con un descenso de una décima, e Izquierda Unida aumenta en un punto (ahora se sitúa en el 6,2% de intención directa de voto). En los últimos tres meses ha tendido a crecer también la creencia de que el PP ganará las próximas elecciones. El 59% de los encuestados comparte esa impresión, lo que implica un crecimiento, en cinco puntos porcentuales, de esa opinión.

Junto a este despegue de las expectativas del PP y a la mejor valoración de Aznar como líder político, frente al candidato socialista a la presidencia, la impresión dominante en el conjunto de la ciudadanía y en el electorado socialista, aunque con una leve tendencia a la baja, sigue siendo que con Borrell mejoran las perspectivas electorales del PSOE.

En esta ocasión, la mayoría (41%) estima que Aznar muestra más capacidad que Borrell (32%) para ser un buen presidente del Gobierno. El máximo dirigente del PP ocupa el primer lugar en la valoración (5,1) sobre los líderes, y se despega de su inmediato seguidor. El segundo es Pasqual Maragall, candidato socialista a la Generalitat. La puntuación que recibe (4,9) le sitúa por encima del presidente Pujol (3,7).

En la jerarquía de valoración de líderes, el tercer lugar lo ocupan José Borrell, que se mantiene en la puntuación de hace tres meses (4,8), y el ex presidente del Gobierno Felipe González, que pierde dos décimas. Entre los votantes socialistas, las preferencias apuntan a González (7,2), seguido de Borrell (5,9). El PP aparece muy alejado de la posición media en que se sitúa ideológicamente el electorado. Eso explica, probablemente, que el 39% califique de necesario el giro hacia el centro anunciado por Aznar, si bien una amplia mayoría (48%) ve en ello un gesto más oportunista que sincero (21%) y poco creíble (53%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de octubre de 1998