Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

"Normalidad" en Kosovo

Cuando el primer ministro serbio proclamaba esta semana que la vida es de nuevo normal en Kosovo (sic), después de que Belgrado "ha destruido las bandas terroristas... y demostrado de nuevo que es capaz de resolver sus problemas respetando plenamente los principios democráticos y los derechos civiles y humanos de las minorías...", no pretendía hacer un chiste macabro. Mirko Marjanovic se limitaba a anunciar triunfalmente, ante un Parlamento controlado por una alianza de comunistas sin reformar y de fascistas, el final provisional de la campaña de limpieza étnica iniciada tímidamente en febrero por sus fuerzas en la provincia de mayoría albanesa.Sólo en Bosnia, durante una parte del conflicto desatado por el expansionismo ultranacionalista predicado por Milosevic, se había asistido a un ejercicio de hipocresía y cinismo internacionales semejante al de Kosovo, a una devaluación tal de la credibilidad occidental. Pero eso, se nos venía diciendo desde marzo, no se repetiría. La secretaria norteamericana de Estado, Madeleine Albright, y luego el propio Clinton anunciaron solemnemente que Washington y sus aliados "no tolerarán una nueva Bosnia". A fecha de hoy, y según las organizaciones humanitarias, hay unos 300.000 kosovares (más del 15% de la población total) huidos en bosques, montañas y países vecinos; más de 200 aldeas han sido destruidas por las fuerzas serbias, ganado y cosechas incluidos; unas 20.000 casas, incendiadas o saqueadas. Cuando el prematuro invierno balcánico se haga sentir, centenares de los que ahora están a la intemperie comenzarán a morir. ¿Les recuerda algo este escenario? Las potencias occidentales han asistido impertérritas a lo que la propaganda serbia califica de "operaciones antiterroristas". Eso sí, uno por uno o en cónclave, los dirigentes europeos o los políticos de Washington han ido vertiendo anatemas sobre Milosevic, desgranando increíbles amenazas y ultimátums sin cuento a medida que los medios informativos daban cuenta de la última atrocidad de sus fuerzas. La OTAN, convertida en hazmerreír, ha afinado mientras tanto hasta la extenuación sus planes de intervención.

Más información
EE UU pone en marcha la maquinaria militar para una inminente acción de castigo a Serbia
Una resolución del Congreso de 1995 condiciona la intervención de España

A nadie de buena fe se le puede escapar que Occidente ha hecho, secretamente, su elección. Mejor manos libres a Milosevic que una triunfante guerrilla que preconiza la independencia de Kosovo y con ella la pesadilla de nuevas fronteras en los Balcanes. El trabajo está hecho. Pero la incapacidad de Washington y sus aliados para forzar a Belgrado a negociar con los albaneses moderados la devolución del autogobierno que les arrebató hace 10 años, ha sembrado un huracán. En febrero, el ELK era un grupo marginal, y la mayoría albanesa de Kosovo un cuerpo social pacífico y resignado. Hoy los guerrilleros son héroes y para los kosovares la vida no tiene ya otro sentido que librarse de la opresión serbia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS