Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LOS BESTIAS CONTRA EL PRODIGIO

Las peleas de las folclóricas hispanas no son nada comparadas con los enfrentamientos entre grupos británicos y estadounidenses. Los neoyorquinos Beastie Boys intentaron que el grupo inglés The Prodigy no tocara su éxito Smack my bitch up durante un concierto conjunto, alegando que el título de la canción (Atizar a mi perra) podía ser interpretado como una incitación a la violencia contra las mujeres. Liam Howlett, cabecilla de The Prodigy, no sólo ignoró la petición; también denunció desde el escenario a sus colegas, alegando que pretendían atentar contra su libertad de expresión. De paso, recordó que los Beastie Boys, aunque ahora se distingan como paladines de lo políticamente correcto y campeones de la campaña por la liberación del Tíbet, comenzaron su carrera con letras sexistas y espectáculos que incluían bailarinas encerradas en jaulas. Adam Yauch y Mike D., los miembros de Beastie Boys que intentaron razonar con Liam Howlett, lamentan haber iniciado una negociación privada que se ha convertido en polémica pública gracias a Internet y a revistas musicales londinenses.- , .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 1998