Ormazabal quiere llevar el debate del IRPF a las Juntas antes del 25-O

La Diputación de Álava sigue buscando alianzas políticas para sacar adelante un acuerdo sobre la reforma del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y trasladarlo a las Juntas Generales antes de las elecciones del 25 de octubre. El diputado general, Félix Ormazabal, reiteró ayer su intención de agilizar esta tramitación y zanjó así la solicitud del PSE para aplazar el debate hasta que se conozca la correlación de fuerzas en el Parlamento. Pese a su intención, el Gobierno foral, formado por el PNV y Eusko Alkartasuna, se encuentra con un problema evidente. Al estar en minoría en la Cámara, debe pactar con otros partidos antes de elevar un texto al pleno de las Juntas. De momento, los dos socios nacionalistas han recurrido al apoyo del Partido Popular para sacar adelante las últimas decisiones resueltas con menor margen de votos en las Juntas Generales alavesas. "Hay que intensificar las negociaciones. Nuestra intención es tener un texto articulado dentro de lo posible", precisó el dirigente peneuvista, quien aprovechó ayer su comparecencia semanal ante la prensa para recordar sus disensiones con los socialistas y su empatía con EA, con quien gobierna en solitario desde hace un año, tras la ruptura con el PSE. "Este Gobierno", comentó Ormazabal, "es una expresión del nacionalismo en el que creemos nosotros: abierto, no excluyente y solidario". Por contra, acusó a los socialistas de "intentar hacer oposición cuando estaban en el Gobierno". El diputado general añadió que a su Gabinete le importan "más los resultados económicos que los electorales. Intentaremos que no se paralice este buen momento", dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS