Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMINO DE LA EUROCOPA

"No me planteo dejar el cargo"

Gritos de euforia en el vestuario chipriota. Silencio sepulcral en el español. Guillermo Amor, el ex jugador del Barcelona ahora en el Fiorentina, no resistió más, salió de la caseta, se sentó en una escalera y se llevó las manos a la cara. No podía disimular ni su desolación ni sus lágrimas. A pocos metros de allí, Javier Clemente, el seleccionador, empezaba a reflexionar en voz alta. "No me planteo dejar el cargo. ¿Que qué pasa por mi cabeza ahora? Tranquilidad. El equipo se ha entregado y hemos perdido".A una pregunta de un periodista chipriota explicó: "No hemos despreciado a Chipre. La derrota nos obliga a apretar en el resto de partidos. Después del Mundial, y después de este partido, tenemos que seguir trabajando y demostrando la calidad de este equipo".

"No he pensado marcharme por haber perdido", insistió. "Eso sí, las derrotas te hacen ir ahora con mayor presión. Si tuviera que repetir el partido, jugaría con ocho defensas", fue su conclusión. "Lo que no pensaba", añadió Clemente, "es que Chipre estuviese rindiendo más fuerte que nosotros". "¿Que qué le diría a la afición? Que nos hemos matado por vencer y no hemos podido conseguirlo", explicó el técnico español. "No hemos conseguido romper el ritmo y la velocidad del conjunto chipriota. El equipo español no estaba nervioso. Ha normalizado el juego, pero Chipre ha impuesto su superioridad técnica". Clemente rechazó que a los jugadores españoles les faltase una actitud positiva. "No ha sido así. Se han vaciado, han peleado, pero no ha podido ser". "¿Un fracaso más? Tampoco. La Eurocopa no ha hecho más que empezar".

El seleccionador chipriota no podía disimular su euforia. "Es una gran victoria del fútbol chipriota la que hemos firmado esta noche. Este equipo nos va a dar el ánimo suficiente para hacer algo grande a partir de este momento. Es un honor para nosotros que algún dirigente del equipo rival haya sacado la impresión de que Chipre se parece a Brasil. Yo, a los jugadores, les he dicho antes del partido que si perdían sería ante un gran equipo. Ha sucedido lo contrario para nuestro bien".

Los dirigentes de la federación quisieron dar una imagen de tranquilidad ante la decepción. Saben que la presión alrededor de la selección será a partir de ahora cada día mayor. Por eso, lo primero que quiso Ángel María Villar, el presidente de la federación, fue hablar del seleccionador. "Clemente no está cuestionado por esta derrota. He sufrido, como sufro en todos los partidos cuando no entran los goles, pero nada más".

"Claro que me afecta este resultado", explicó Villar, "pero también soy consciente de que es sólo un resultado más de una competición y todavía podemos obtener la clasificación para la fase final. A Clemente y a los jugadores les he dicho que estén tranquilos porque han luchado. Sólo hemos conseguido dos goles, y los chipriotas, de cuatro ocasiones que han tenido, han marcado en tres de ellas".

La contradicción llegó después, cuando dijo que pensaba que pudiera dormir tranquilo. "En situaciones como ésta, me vienen a la cabeza todas las jugadas del partido. Y cuando se pierde, no se puede dormir tranquilo. ¿Solución? Ganar".

Juan Padrón, vicepresidente económico de la federación, lanzó una argumentación similar a la que hizo tras el fracaso del pasado Mundial: "Pienso lo mismo que hasta ahora. Somos responsables de nuestros actos. El seleccionador tiene contrato hasta el año 2000. Ha sido un partido más, que se ha saldado en esta ocasión con una derrota. La Eurocopa no ha hecho sino empezar. Quedan muchos puntos en juego. No pasa nada". Padrón también tuvo elogios para la selección chipriota. "Sus jugadores acertaron, y los nuestros, no. El fútbol es así. ¿Cómo se explica ante la afición una derrota como ésta? Es historia para Chipre y seguro que estarán muy contentos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de septiembre de 1998

Más información

  • Clemente dice estar tranquilo y Ángel María Villar respalda su continuidad