Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doce guitarristas de ocho países optan a la final del Tárrega en Benicàssim

Doce solistas de guitarra, de ocho nacionalidades distintas, competirán a partir de mañana en tres sesiones finales por hacerse un hueco en la final del reconocido Certamen Internacional de Guitarra Francisco Tárrega de Benicàssim. El único valenciano, de los cinco admitidos, que ha superado esta prueba es el castellonse Miguel García Ferrer. Este guitarrista de 32 años, actualmente profesor de Conservatorio en Ciudad Real, logró en la pasado edición el segundo premio, el premio del público y el premio Comunidad Valenciana. El año 199, Miguel García Ferrer, también obtuvo un galardón en Benicàssim. García Ferrer ganó hace dos años el prestigioso concurso de La Habana. Ayer se conocía la primera criba de los 44 participantes inscritos inicialmente en este concurso de guitarra. El jurado internacional, presidido por el compositor español afincado en Estados Unidos Leopoldo Balada, decidió que el chileno Rogelio Orellana, la croata Ana Vidovic, el italiano Luigi Attademo y la francesa Christine D"Heilly intervengan en la primera de las jornadas oficiales del certamen. El martes, actuarán el sevillano Francisco Sánchez, el polaco Marcin Dylla, el jienense Ricardo Gallén y el francés Emmanuel Sacquepey. La última de las tres sesiones que se llevarán a cabo en el Teatro Municipal de Benicàssim acogerá al británico Graham Devine, al cántabro Miguel Trapaga, al castellonense García Ferrer y al último en inscribirse en esta trigésimo segunda edición del Tárrega: el búlgaro George Vassilev. En estas tres jornadas los guitarristas elegirán su propio repertorio, aunque habrán de incluir alguna obra del insigne músico de Vila-real que da nombre al concurso. La gran final del día 4 cuenta ya con obras escritas para guitarra y orquesta, ya que el acompañamiento en esa gala de clausura correrá a cargo de la Orquestra Simfònica del Vallès. El ganador recibirá 1.350.000 pesetas, la contratación de tres conciertos patrocinados por la Generalitat, una actuación en el Palau de la Música de Valencia y la grabación de un disco compacto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de agosto de 1998