El PP castiga a los cinco ediles críticos de Orihuela con una rebaja del sueldo municipal

Los [EN] cinco ediles del Partido Popular de Orihuela verán mermada su nómina a partir de hoy después de que el pleno municipal aprobara ayer una moción presentada por el alcalde José Manuel Medina, acerca de la modificación en las retribuciones a los concejales apartados de sus delegaciones y de la dedicación exclusiva. La última remodelación llevada a cabo por el alcalde hace un mes supuso apartar del gobierno municipal a los cinco concejales críticos: Jesús Ferrández, Miguel Ángel Robles, José Esquiva, José Meseguer y Esteban Ferrández.

Los tres primeros con dedicación exclusiva percibían un sueldo de 270.000 pesetas, mientras que los otros dos concejales cobraban en torno a las 90.000 pesetas al ostentar alguna delegación. Tras el acuerdo plenario la retribución será de 46.575 pesetas. La misma cantidad asignada a los ediles de la oposición, que pueden ver incrementada su nómina atendiendo al número de comisiones informativas a las que acudan. Se da la circunstancia de que los cinco críticos han sido apartados también de las comisiones informativas. No obstante, los cinco disidentes votaron a favor de esta propuesta del alcalde que contó con la abstención del PSPV y el voto negativo de EU-EV. El lider de los críticos Jesús Ferrández explicó su voto favorable porque dirigentes de altas instancias del PP "nos han exigido que si somos militantes del PP tenemos que hacer un alarde de responsabilidad y apoyar aquellas cuestiones que el alcalde presente a pleno". Ferrández insistió en que no se trata de ningún cambio de actitud y que siguen manifestando su disconformidad con la gestión municipal del alcalde. En este sentido recordó que su ausencia en el último pleno y que provocó que varios asuntos urbanísticos para los que se necesitaba mayoría absoluta quedaran sobre la mesa, fue motivada por su desacuerdo en el planteamiento de estos temas, uno de los cuales fue aprobado ayer gracias a los votos de los disidentes. Sin embargo, pese a haber cumplido con la disciplina de partido al apoyar un plan parcial de la costa, los díscolos pedirán el dictamen de la Comisión Territorial de Urbanismo por considerar que con la aprobación de este punto se perjudica a los intereses del municipio en beneficio de varios promotores privados a los que afecta el plan parcial aprobado ayer. Los díscolos cuestionan la cesión de suelo dotacional establecida en un 10% frente al 15% establecido en un principio, pese a que las cifras se ajustan a la normativa vigente. La disconformidad de los cinco díscolos en las actuaciones del alcalde pese a dar su apoyo escudándose en la disciplina de partido viene a demostrar que la crisis municipal del PP de Orihuela no ha conseguido cerrarse. L a crisis de Orihuela comenzó a gestarse hace algo más de un año a nivel interno de partido. Los problemas se exteriorizaron a raíz de las denuncias del PSPV contra Jesús Ferrández y las presuntas irregularidades efectuadas por éste a empresas gestionadas por parientes suyos. Pese a que el alcalde defendió en más de una ocasión la gestión del concejal que ostentaba las delegaciones de Urbanismo y Personal, además de ser primer teniente de alcalde y portavoz del grupo municipal del PP, la crisis estalló cuando Medina decidió apartar de Urbanismo a Ferrández. A partir de este momento el ayuntamiento oriolano, bastión del PP en cuanto a número de concejales (17 de un total de 25) vio como se tambaleaba su gobernabilidad. La situación se agravó más la presentación de una denuncia por cohecho.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS