Un informe del Gobierno constata el retraso tecnológico en el transporte por carretera

El transporte por carretera en Euskadi necesita una rápida reconversión. De acuerdo con un estudio realizado por Ingeniería y Logística de Transportes para el Gobierno vasco, la utilización de las nuevas tecnologías en este sector está más que lejos de la realidad. Una situación que impide el desarrollo equilibrado del sector y que se acrecienta ante la liberalización total del mercado puesta en marcha este año, la alta competencia y las exigencias cada vez mayores del cliente y la situación fronteriza de Euskadi. En las carencias del sector influyen la falta de conexión de los transportistas con las agencias o con los operadores logísticos, grandes empresas con un elevado poder adquisitivo que cuentan con flotas y almacenes, controlan a terceros, realizan transporte internacional de contenedores, etcétera. El pequeño transportista carece de medios y formación para acceder a las nuevas tecnologías. PASA A LA PÁGINA 3

Los transportistas del País Vasco no cuentan con formación para aplicar las nuevas tecnologías

VIENE DE LA PÁGINA 1 "El grado de utilización de sistemas telemáticos avanzados (sin tener en cuenta los de tecnología punta) es muy bajo, lo cual es inadmisible a las puertas del siglo XXI. Por otro lado, quizás por falta de información y formación suficientes, no existe predisposición para aliarse con otras empresas y poder compartir equipos telemáticos". Una frase recogida en las conclusiones del informe Análisis para la modernización y mejora de la calidad del servicio en el sector del trasnporte en base al empleo de nuevas tecnologías de comunicaciones en el País Vasco que define claramente las carencias de los transportistas. A esto hay que sumarle la debilidad de las empresas, en su mayoría muy pequeñas, la baja cartera de clientes, con los riesgos que ello conlleva, y "el escaso interés por conocer la situación de sus vehículos y por adquirir mecanismos telemáticos de control de flota". Cualificación El estudio se ha realizado con la colaboración de todo el sector vasco: 261 empresas de transporte, 14 operadores logísticos y seis centros de transportes y asociaciones de transportistas. La deficiente situación del transportista tradicional choca con la alta cualificación y la disposición al cambio de los operadores logísticos. Este colectivo, que sí cuenta con capacidad adquisitiva, tiene además unas necesidades telématicas mayores. Las conclusiones finales globales del informe del Gobierno son: insuficiente grado de información, apego a los medios de comunicación tradicionales (teléfono y fax), escasa concienciación de la importancia de establecer una comunicación rápida, económica y fiable, inexistencia de centros y planes de formación y la no inclusión ni en los estudios universitarios ni en la formación profesional de la logística. Los autores del trabajo recomiendan al Departamento de Transportes, que dirige el nacionalista Álvaro Amann, que coordine a otros departamentos como Industria o Comercio, a las diputaciones forales y a los agentes implicados en el desarrollo y modernización del sector. Un grupo de trabajo Si la Administración vasca se decide a seguir las indicaciones del informe que ha contratado y pagado se constituirá un grupo de trabajo. Entre las propuestas que están en la cartera destaca la creación de un programa de ayudas para la introducción de las nuevas teconologías. La idea es que se produzca un cambio cultural en un sector que está viviendo de espaldas a su tiempo. El programa de ayudas se complementaría con un servicio de información, de asistencia y de formación. Una labor para la que sería bueno establecer conexiones entre todos los que participan en el transporte por carretera, así como con organizaciones afines de otros países de la Unión Europea. Otra de las necesidades que debería hacer frente el sector, y sobre todo las pequeñas empresas, es articular acuerdos de colaboración con sectores productivos, especialmente los llamados de alto valor añadido (automoción, electrónica, mercancias peligrosas,...)

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS