Fuerte caída de la Bolsa de Moscú ante el temor a una devaluación del rublo

La Bolsa de Moscú suspendió temporalmente sus operaciones en la jornada de ayer al alcanzar una bajada del 7,5%. La situación fue provocada por los rumores sobre la devaluación del rublo, acentuados por el llamamiento del financiero George Soros al Gobierno ruso para que devalúe oficialmente su divisa entre un 15% y 25%. Las oscilaciones del yen frente al dólar condujeron a las bolsas de la región a sufrir fuertes caídas. El impacto se sintió en los mercados europeos en las primeras horas, aunque frenaron su caída al cierre. Nueva York perdió un 1,09% en una sesión muy volátil.

La Bolsa de Moscú continuó su caída ante los temores de devaluación del rublo, que persisten a pesar de que el Banco Central y el Gobierno afirman que no habrá tal. Más aún, la desconfianza en el rublo se ha visto reforzada después del llamamiento del multimillonario George Soros a devaluarla en un 15%-25%. Al comienzo del día la caída de la bolsa fue tan estrepitosa, que obligó a suspender las operaciones durante 45 minutos, cerrando con una baja del 7,5%.La grave situación financiera rusa obligó ayer a altos responsables del Grupo de los Siete a realizar una teleconferencia en la que analizaron la crisis. Mike McCurry, portavoz de la Casa Blanca en Washington, informó que el Gobierno de EEUU ha solicitado a Moscú que "actúe rápidamente para restaurar la confianza en su economía".

Nada ha podido devolver la confianza a los inversores: ni el supercrédito otorgado a Rusia por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, ni el paquete anticrisis presentado por el Gobierno al Parlamento, ni los titánicos esfuerzos que se hacen para recaudar más impuestos. La bolsa sigue cayendo ininterrumpidamente desde el lunes.

La cotización de prácticamente todas las acciones de compañías rusas bajó sustancialmente, incluida la de Gazprom, el monopolio del gas que próximamente debe poner en subasta pública el 5% del paquete que está en manos del Estado. El objetivo de esta operación es tratar de disminuir el déficit presupuestario, la principal condición que pone el FMI para entregar en septiembre el segundo tramo del crédito acordado en julio.

Medidas desesperadas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción