ALBERTO ROMEU» GINECÓLOGO "Los plazos para usar semen congelado deberían ser seriamente revisados"

CLAUDIA NAVARROAlberto Romeu (Valencia, 1944) es jefe del servicio de Reproducción del hospital Maternal La Fe. En términos generales, considera que la ley española de Reproducción Asistida es un marco aceptable, ya que "en definitiva, prohibe lo que tiene que prohibir: no se puede jugar a fabricar embriones sin fines reproductivos". Estudió las técnicas en Virginia (EE UU) y lamenta que el término micromanipulation no se haya traducido por micromanejo, por la connotación peyorativa del término manipulación, que no se corresponde con la realidad. P. ¿Qué opina de la reducción de embriones? R. Lo primero que hay que comentar es que el embarazo múltiple es un fenómeno natural, no es un riesgo inherente a la reproducción asistida; una pareja puede tener gemelos o trillizos sin someterse a estas técnicas. Claro que no estoy hablando de ocho embriones implantados, lo que llamamos el gran múltiple, cuando hay seis o ocho fetos; ese sí es derivado directamente de una técnica de reproducción asistida, pero probablemente de una técnica mal aplicada. Sabemos que son técnicas poco eficaces con un solo ovocito y en todas ellas se estimula el ovario. Si al provocar la ovulación se ve que hay riesgo de embarazo múltiple, hay que evitarlo. A una mujer de 39 años le puedo transferir quizá cinco embriones, pero no puedo hacerlo con una de 28 porque sé que me voy a un riesgo no aceptable. P. ¿El parto de sextillizos pudo deberse a un error médico? R. No conozco el caso concreto y es difícil decir si fue un error medico. Para que no lo sea, puede haber ocurrido que además de la inseminacion, la pareja tenga un coito ese día y colabore. En una Fecundación In Vitro (FIV) yo controlo los embriones que pongo al útero; si no pongo más de cuatro, no va a haber más de cuatro, pero si se han desarrollado ocho o 10 folículos y hay inseminacion, o la pareja tiene relaciones, puede encontrarse con 8 huevos fecundados que implanten. El embarazo múltiple indeseable es una situacion en la que yo he puesto a la pareja y creo que la tengo que sacar de ella, porque puede tener consecuencias graves para la mujer y para los embriones y desde luego tiene unas consecuencias sociales nefastas. Puestas las cosas así, hay que sacar a la pareja de ese lío. Entiendo que la mujer rechace la idea de que se eliminen unos embriones y quiera correr el riesgo, pero es su responsabilidad; yo desde luego le propondría la reducción. Nosotros tuvimos unos cuatrillizos porque le propusimos a la mujer una reduccion y dijo que no.Respetar la voluntad del paciente dentro de lo que sea razonable es un principio ético fundamental. Quizá el problema de la ley es que le falta hacer caso de la otra parte. No es machismo, pero la ley de reproducción es totalmente feminista. P. Resulta curioso que en los hospitales públicos valencianos no se realicen abortos. R. Esa es otra historia que tiene sus razones, y no tienen nada que ver con la ética personal.Yo creo que hay personas en los hospitales que no tendrían inconveniente en hacer abortos, pero tal y como se plantearon las cosas desde el punto de vista de la politica sanitaria, hubo gente que estaba haciendo interrupciones voluntarias del embarazo y dejó de hacerlas por disconformidad con cómo se estaba manejando el tema. Si te encomiendan un trabajo desagradable por el que te van a señalar con el dedo, en el que se tiene que trabajar a deshoras y encima no se ve remunerado de ninguna manera, te planteas para qué meterte en esos líos. P. ¿Qué pasa con las parejas del mismo sexo que desean tener un hijo in vitro? R. La ley contempla que se pueda inseminar a una mujer sola, sin pareja, para lo cual se recurre a semen de donante. Lo que sería de agradecer en estos casos es que la mujer no te cuente, por ejemplo, que quiere ser inseminada con semen de un señor que está casado. Nosotros no le pedimos a nadie el certificado de matrimonio. Si alguien te plantea que es homosexual y quiere tener un niño con su pareja, rápidamente te crean un conflicto porque no puedes evitar pensar que el niño va a ser educado en un ambiente que yo considero cuando menos poco normal. Hay estudios de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva que dicen que los hijos de familias monoparentales no tienen ninguna diferencia con respecto a los hijos de familias con padre y madre. Probablemente los hijos de parejas homosexuales tampoco, pero cuando menos te hace pensar que vas a colaborar a algo no tan deseable y te plantea problemas de conciencia. Que no me cuente más, que me diga que es una mujer sola que quiere ser inseminada sin más... P. ¿Es cierto que a una mujer a la que se detectó hepatitis C se le ha negado someterse a una FIV?. R. Es cierto. El médico tiene que garantizar, en la medida de lo posible, la salud del nacido. Hace algún tiempo consultamos con el comité de ética qué pasaba con la hepatitis B activa [con virus circulando] y dijo que no se podía hacer una FIV o inseminar a mujer con esta enfermedad por el riesgo de transmisión vertical. En el caso de la C se discute, no está claro; quienes dicen que sí, dicen que el riesgo es escaso pero la ley dice que las técnicas de reproducción se aplicarán a mujeres sanas. Nadie puede asumir el riesgo de un tercero y aceptar que el hijo nazca con hepatitis. Voy a hacer una técnica de la que quizá se derive un niño enfermo y eso puede repugnar. Admitamos que dijeramos "usted tiene derecho a tener un niño enfermo pero el Interferón se lo va a pagar usted". Tengo entendido que hay sentencias en EE UU que obligan a los padres que decidieron tener un niño con síndrome de down a hacer un depósito de dinero en un banco porque el fiscal estima que necesita cuidados especiales y se los tienen que garantizar. Son cuestiones en las que hay que hilar muy fino. En septiembre tenemos programada una reunión de expertos para replantear el tema de la hepatitis. Probablemente algunas posturas cambien. En este monento, en contra del comité de ética de un centro no se puede actuar. En el caso de esta mujer, a la mala pata de ser una enfermedad adquirida en un hospital se añade el que se le niegue una prestación a la que aspira... P. ¿La Seguridad Social cubre todas estas prestaciones? R. Excepto el semen de donante, porque no hay banco de semen. Los hay privados, pero no públicos. Todo lo demás es gratuito. La diferencia entre la sanidad pública y la privada es que ésta tiene otras ventajas; se gestiona de otra forma y como consecuencia es más dinámica y más abierta al progreso, sobre todo porque supone dinero. Hay prestaciones que en La Fe aún no se han desarrollado aunque ya hemos iniciado el cultivo prolongado de embriones. No hemos llegado a desarrollar el cocultivo con células de otro tipo para mejorar la implantacion, ni el diagnóstico preimplantatorio, pero el año que viene lo haremos [este diagnóstico se utiliza en enfermedades ligadas al sexo; se eliminan los embriones del sexo que va a padecer la enfermedad y solo se transfieren los que no la padecerán]. Estamos cortos de personal; si alguien se marcha fuera a perfeccionar una técnica, el equipo se queda cojo. No tenemos fiestas; cuando se implantó el ICSI [inyección intracitoplasmática; se inyecta el espermatozoide en el ovocito para garantizar mayor éxito] lo empezó a hacer una bióloga con excelentes resultados. Si hay que hacerla cinco fines de semana tiene que venir ella. Nos falta una plantilla mas ágil. P. ¿Hay mucha lista de espera? R. Mucha, porque dentro de la pública, la ICSI se hace en Barcelona, Coruña y Valencia y nos llueven peticiones de toda España. A veces hay 40 ó 50 ovocitos que inyectar en un día y la lista de espera es importante. P. Es fácil pensar en la soledad del varon al masturbarse. R. Hay anécdotas de todo tipo; desde el individuo que no lo consigue: se le da el frasco a las ocho de la mañana y vuelve por la noche diciendo "¡he podido!", al que te pregunta si tiene que llenar el bote entero. Normalmente se busca un lavabo o sube a la habitación con la mujer [cuando ya se tiene un ovocito]. Psicologicamente influye, por el agobio de que tiene que ser ahora. Si uno piensa que la mujer acaba de sufrir una punción ovárica y está fastidiada, el hombre tiene su carga de padecimiento. Si tiene que masturbarse con la mujer en quirófano... en fin, ya sabes que Leonardo Da Vinci decía que el pene tiene vida propia... P. ¿Es cierto que está aumentando la infertilidad masculina? R. Por lo leído, parece ser que si habría una disminución en la cantidad y la calidad de los espermatozoides, que no llega a comprometer la fertilidad porque por lo visto nos sobraban muchos. No sé si algún día llegará a comprometerla. Recuerdo cuando estudiaba, que se hablaba de 120 millones de espermatozoides por centímetro cúbico y eso ahora no lo veo nunca, aunque con la mitad probablemente sobra. La fertilidad no está en peligro. P. Se ha hablado mucho de la ciudadana británica que quiso tener un hijo con esperma congelado de su marido ya fallecido. R. En España, para que se use semen postmortem tiene que estar explícitamente autorizado por el marido. Muerto él hay un plazo de seis meses. El legislador vela por el buen uso de las cosas y a veces se establece una polémica familiar, el centro de la cual va a ser un niño. Creo que lo de los plazos con el semen congelado deberían ser seriamente revisados. Recibimos una solicitud, y esto es un servicio social importante, de que se congele semen de un chaval con una enfermedad con riesgo de quedar estéril por tener que ser irradiado. Tiene ahora 18 años. Si en cinco años no lo usa, ya no lo podrá hacer por ley. Hay que revisar los plazos, porque biológicamente se puede tener congelado toda la vida. Hombre, no sabemos si después de 25 años en nitrógeno líquido va a sufrir alguna merma.... pero a un semen congelado más de cinco años no le pasa nada. LA TERRAZA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción