LA NOCHE DE HONG KONG EN CANAL+

El Hollywood de Oriente

Durante los años setenta, Occidente supo del cine facturado en la lejana Hong Kong gracias a los contundentes puntapiés de un karateka llamado Bruce Lee: nacido en Estados Unidos, había emigrado a la entonces colonia británica para convertirse en el rey del celuloide de artes marciales. En los noventa, otro saltimbanqui, Jackie Chan, ha explotado las coreográficas escaramuzas heredadas del malogrado Lee en películas abarrotadas de peleas, piruetas mortales y escabechinas, éxitos de taquilla no sólo en Taiwan, Singapur o Malasia, sino también en Europa y Estados Unidos. Pero Chan no ha sido el único, pues nombres como los de John Woo (Face/Off) o Chow Yun Fat (Asesinos de reemplazo) se han hecho con un hueco en el Olimpo hollywoodiano y pasean el orgullo made in Hong Kong por los cinco continentes ante un público que ya es de prosapia.Mas no sólo de acción se nutre el cine fabricado en la ciudad más tórrida de Extremo Oriente: otros géneros, nuevos aires y, sobre todo, autores arriesgados insuflan innovación y experimento a esta productiva cinematografía. Con la emisión de Happy together, último largometraje del director de culto Wong Kar-Wai, y el programa especial Hong Kong express, Canal+ desvela esta noche las claves de ese Hollywood del Este.

En Hong Kong se han realizado durante el último medio siglo 10.000 títulos que le permiten mantener su propio star system de ojos oblicuos. Cuenta con unos estudios que sólo envidian de los californianos sus abultados presupuestos, no así la inagotable e indisciplinada creatividad. El reportaje Hong Kong express -realizado por Jesús Generelo, con guión de Natalia Pérez-Galdós y producido por Ricardo de Frutos- recorre la historia de esta remota cinematografía (donde se refugiaron los cineastas chinos de derechas huyendo de las apreturas maoístas), presenta a las refulgentes, aunque efímeras, estrellas de sus filmes y ofrece un diccionario con los términos asociados a este cine, entregado a la modernidad. Conducido por el crítico de Variety Dereck Elley, especialista en la materia que nos ocupa, el programa ha intentado desmitificar esa imagen de cine de mamporros con que se ha etiquetado a las cintas procedentes de esa cosmopolita ciudad.

Precisamente, Wong Kar-Wai, quien abre esta noche dedicada a El otro cine de Hong Kong con la lírica Happy together (Palma de Oro al mejor director en Cannes 1997), es el ejemplo más preclaro de los vientos renovadores que azotan a la meca del cine amarillo. Este cineasta ha convertido la máxima "haz lo que quieras, cuéntalo como quieras", que reina en la industria audiovisual de su ciudad, en el motor de su obra: basta repasar su filmografía, con hallazgos como Chungking express o Fallen angels o esta arrebatada Happy together, para corroborarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de agosto de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50