Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gil prepara una manifestación contra la Junta de Andalucía por vetar el Plan Urbanístico de Marbella

El alcalde de Marbella, Jesús Gil, anunció ayer que se manifestará con 25.000 vecinos -una cuarta parte de la población marbellí- ante el palacio de San Telmo, sede de la Junta de Andalucía, para protestar contra el rechazo de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Gil ordenó la publicación del acuerdo tomado en un pleno celebrado en la madrugada del jueves en el Boletín Oficial de la Provincia. En ese pleno se aprobó el PGOU "por silencio administrativo", pese al rechazo de la Junta al plan "por no reunir las condiciones legales".La manifestación, que el alcalde calificó de "sorpresa", tendrá lugar a mediados del próximo mes, coincidiendo con una reunión de expertos en urbanismo que se celebrará en Marbella y que analizará la legalidad del Plan Urbanístico marbellí. "A Chaves le ha salido un grano", advirtió Gil al referirse al presidente andaluz.

La comisión de Urbanismo denegó la clasificación como urbanizable de 11 millones de metros cuadrados de terreno forestal, incendiado en los últimos cinco años. La Ley Forestal andaluza impide la recalificación de suelo afectado por incendios. Otro millón y medio de pretendido suelo urbanizable fue rechazado por no ajustarse a la Ley del Suelo, así como el cambio de uso de medio centenar de zonas verdes o de equipamiento urbanizable y la construcción de cuatro bloques de 20 plantas.

Gil, sin embargo, quiere hacer ver "quién manda" y está dispuesto a negociar en el día de hoy con los promotores la concesión de una licencia de obras para la construcción de un rascacielos en Puerto Banús. El proyecto, conocido como Torre Dogmoch, que sería financiado por un promotor árabe que da nombre al edificio, tendría 22 plantas y se presenta como uno de los inmuebles "emblemáticos" de Gil. La Junta de Andalucía rechaza de plano el proyecto de construcción de este edificio.

"Estas cosas, que de ninguna manera se ajustan a la legalidad, no pueden ser consideradas cuando vuelva el plan a la comisión provincial", dijo sobre estos proyectos la directora de Obras Públicas y Urbanismo, Josefina Cruz. Por el contrario, Gil, en tono sosegado, defendió el "control de oportunidad" que tiene el consistorio para elaborar un modelo de ciudad frente al "control de legalidad" de la Junta.

Josefina Cruz firmó ayer el recurso de impugnación de la Junta contra la aprobación del plan que acordó el gobierno local el pasado viernes. Gil afirmó sentirse "muy tranquilo" al reivindicar la aplicación de la Ley del Suelo 6/98, que interpreta que, a excepción del suelo protegido, todo terreno es susceptible de urbanizar.

Gil argumentó que la instalación de dos grandes vallas en la N-340 tiene como fin informar a los vecinos y visitantes de que el Ayuntamiento que preside cumple con la legalidad. En los carteles se acusa al Gobierno andaluz de "atropellar y conculcar la ley" y se advierte: "Tranquilos, nadie va a atropellar nuestros derechos y competencias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de agosto de 1998