Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secretario del PSOE de Estepona está dispuesto a que se investigue si en su partido hay "submarinos" del GIL

El secretario local del PSOE de Estepona (Málaga), Miguel Castro, afirmó ayer que su comité está abierto a ser inspeccionado, después de que un grupo de militantes de su partido iniciara una investigación contra un centenar de sus compañeros por supuesto "colaboracionismo" con el GIL. El grupo de militantes denunció que dos miembros que integran el nuevo comité local estuvieron afiliados, de forma sucesiva, en el GIL y en el PSOE, y que uno de ellos podía mantener la doble militancia. Castro calificó de "francotiradores, impropios de los socialistas" a la facción de la oposición interna, a la que retó a demostrar con pruebas las denuncias. El secretario local indicó que el comité ejecutivo "tiene las puertas abiertas para mirar lo que sucede en el partido" esteponero. El enfrentamiento entre Castro y el grupo municipal se inició en octubre pasado, después que el primero celebrara la asamblea de elección del secretario local y que la otra parte no acudiera al considerar suspendida esta reunión por parte de la dirección provincial. El 27 de julio pasado se celebró una nueva asamblea que reeligió a Castro -contra el que no se presentó lista alternativa- que cerró en falso la crisis interna. El secretario local hizo pública ayer la copia de una carta que envió al alcalde de Estepona, Jesús Gil Marín, en la que le advierte que "esta agrupación socialista dedica y dedicará su esfuerzo a restaurar la democracia en ese Ayuntamiento y a propiciar un gobierno de progreso". La escueta carta daba respuesta a la felicitación que el alcalde envió a Castro con motivo de su última reelección como secretario local. El responsable de la agrupación socialista había reconocido sentirse utilizado por el Gobierno local, que le felicitó. Para negar cualquier relación con Gil Marín, Castro esgrimió con otro escrito de rechazo a la carta que el regidor envió a un dirigente vecinal -descabalgado del comité local del PSOE en la última asamblea- ofreciéndole los servicios del psicólogo municipal por apoyar una protesta de funcionarios. Castro pidió a la oposición interna, que solicita una depuración del censo de afiliados al considerarlo inflado, que haga pública la relación de sus integrantes y que el grupo municipal fije su postura en esta denuncia. El ingreso de 28 militantes en la agrupación esteponera a principios de este año produjo el recelo de una facción del partido que considera falso el censo de 410 afiliados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998