Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado acuerda indemnizar a un práctico de puerto fallecido en 1992

El Ministerio de Fomento firmó el pasado 8 de julio una resolución en la que reconoce su culpa en el accidente marítimo de agosto de 1992 que provocó la muerte de un práctico del puerto de Valencia, Fernando Llopis. Asimismo, el Estado otorga una indemnización económica a la viuda y los hijos del trabajador portuario. El accidente ocurrió cuando Llopis intentaba trepar a bordo del buque Médano para dirigir las maniobras de entrada en el puerto de Valencia. Al parecer, el barco tendió la escala de práctico (de cuerda con peldaños de madera, también conocida como escala de gato) por un lugar muy peligroso y prohibido por un convenio internacional sobre seguridad en el mar. En concreto, se situó en una zona de popa donde la curva del casco deja un hueco (los finos de popa) por lo que la escala se balancea en vez de estar firmemente apoyada en el casco. Llopis falleció aplastado entre el buque y la lancha desde la que accedía al Médano. El abogado que se ha encargado de las reclamaciones de la familia, José Ortega, asegura que la pugna con la Administración en estos años ha sido muy dura, puesto que la Dirección General de la Marina Mercante, jefe del práctico a la vez que responsable de las inspecciones en las que se certifica la adecuada instalación de la escala, incluso acusó al propio trabajador de imprudencia por tratar de subir al barco, "es decir, por cumplir su deber profesional". Pese a todo, primero el Consejo de Estado y luego Fomento han reconocido que la Administración, a través de un funcionamiento anormal de sus servicios públicos, ha sido corresponsable de la muerte de Fernando Llopis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de julio de 1998