Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno francés reduce los impuestos de las empresas para favorecer el empleo

El Gobierno francés disminuirá en 1999 los ingresos por impuestos en 16.600 millones de francos (415.000 millones de pesetas), en torno al 0,5% del Presupuesto. Presentado como un programa de "izquierdas", la principal medida contemplada en el Presupuesto que debe ser aprobado en septiembre, es la supresión progresiva del impuesto que pesa sobre la masa salarial de las empresas, con la que persigue la creación de empleo. También rebajará algunos impuestos sobre gastos familiares y elevará la tasa sobre las grandes fortunas y sobre los seguros de vida.

La supresión del impuesto sobre la masa salarial, medida encaminada a crear un total de 100.000 empleos en los próximos cincos años, ha sido considerada como un gesto hacia los empresarios tras la instauración de la semana de 35 horas por ley a la que se oponían. La decisión fue saludada por los sindicatos y por los empresarios, quienes, en cualquier caso y desde posiciones bien distintas, juzgaron el proyecto "insuficiente".En conjunto, la reforma fiscal contenida en el Presupuesto del próximo año reduce la aportación de las empresas en 8.900 millones de francos (222.500 millones de pesetas) y la de las familias en 10.200 millones (255.000 millones de pesetas). La reducción de la presión fiscal sobre las familias se concreta, fundamentalmente, en la rebaja del impuesto del valor añadido (IVA), del 20,6% al 5,5%, en la contratación del gas y la electricidad, en las aparatos para discapacitados y en los trabajos de mejora de los arrendadores. En un plano más testimonial, deseoso de que el conjunto de la población constate su compromiso de rebajar los impuestos, el Gobierno de la izquierda plural ha eliminado una serie de tasas "arcaicas" que gravaban los carnés de identidad y los permisos de conducir.

El recorte suma 19.200 millones de francos, que quedan reducidos en 2.500 millones hasta el saldo neto de 16.600 millones citado por la mayor recaudación por el aumento de los impuestos sobre las grandes fortunas y en seguros privados.

Asimismo, en los próximos siete años se reducirá el precio que separa al gasóleo de la gasolina sin plomo. Además del aumento de nueve céntimos de franco por litro para los particulares en 1999, Strauss-Kahn aseguró el mantenimiento de los precios de la súper sin plomo.

Los menores ingresos serán compensados por el aumento de la recaudación por IVA al dispararse la demanda interior, según el ministro de Economía, Dominique Strauss-Kahn, quien subrayó la perspectiva de terminar el año con un crecimiento superior al 3%. También manifestó que este año finalizará con 400.000 empleos más.

El déficit público, situado en el 3%, se reducirá hasta el 2,3% en 1999 y estará por debajo del 2% en el 2000. El Presupuesto destina 20.000 millones de francos (medio billón de pesetas) a la reducción del déficit y extrae de los dividendos del crecimiento 16.000 millones de francos que le permitirán incrementar las partidas sociales. El capítulo destinado a las ciudades, eje de la política contra la exclusión social, aumentará un 32,4%; el del empleo, el 4,1%, y el de Justicia, el 5,5%.

Aunque el Presupuesto, que deberá aprobarse en septiembre, no colma las reivindicaciones de comunistas y Verdes, el arbitraje del primer ministro Lionel Jospin parece garantizar la no beligerancia de sus socios de Gobierno y evita, al mismo tiempo, penalizar el capital productivo.

El presidente Jacques Chirac hizo saber que la reducción del déficit resulta "insuficiente" para hacer frente a la deuda y que la presión fiscal no ha bajado "de manera significativa", juicio compartido por la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de julio de 1998

Más información

  • Recortará en 415.000 millones de pesetas las aportaciones de empresas y familias en 1999