Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARÓMETRO DE VERANO

Maragall supera en ocho puntos a Pujol

La candidatura a la Generalitat del ex alcalde de Barcelona provoca un vuelco en la opinión de la ciudadanía

El anuncio de que el ex alcalde de Barcelona Pasqual Maragall se presenta como candidato a las elecciones autonómicas en Cataluña ha provocado un primer efecto espectacular en la ciudadanía catalana. Maragall (45%) aventaja por ocho puntos (37%) a Jordi Pujol en las preferencias de los votantes para presidente de la Generalitat. El PSC-PSOE también aventaja a CiU con un 35,6% frente a un 30,8% en intención directa de voto, la que manifiestan expresamente los entrevistados. Ésta es la principal conclusión del Barómetro de verano de Demoscopia para EL PAÍS, en el que se han llevado a cabo 800 entrevistas en Cataluña, como se explica en la ficha técnica.

Las elecciones catalanas ni siquiera tienen fecha, pero el anuncio de que el ex alcalde de Barcelona, el socialista Pasqual Maragall, será candidato a la presidencia de la Generalitat ha provocado efectos muy intensos entre los ciudadanos catalanes. En primer lugar, un porcentaje inusitadamente alto de entrevistados que manifiestan explícitamente sus preferencias (45% en favor de Maragall y 37% de Pujol).Las diferencias se reducen al preguntar por la intención directa de voto (35,6% para el PSC-PSOE y 30,8% para CiU). A enorme distancia, el PP es mencionado por un 6,3% de los entrevistados; ERC, por el 3,5%; EU-IU por el 2,3% e IC por el 1,8%.

Sin embargo, la comparación entre los dos candidatos, respecto a una serie de atributos, arroja una clara ventaja a favor de Pujol en cuanto a preparación (59% frente a 29%), claridad de ideas (44% frente a 38%) o las posibilidades que los ciudadanos les atribuyen para ser el próximo presidente de la Generalitat (54% para Pujol, 33% para Maragall).

Al ex alcalde de Barcelona se le concede mayor gancho electoral (49% frente a un 39%) y se cree que lo haría mejor como presidente (44% a su favor frente al 38% que se inclina por Pujol). En cuanto a credibilidad y oferta de ideas para el futuro de Cataluña, ambos aparecen empatados.

Sin pronóstico electoral

Los responsables del sondeo afirman que sería temerario hacer afirmaciones sobre el posible ganador de las elecciones autonómicas catalanas, ya que el sondeo se ha hecho fuera de cualquier contexto electoral, pero puede darse por seguro que los próximos comicios autonómicos presentan perspectivas de competitividad y movilización hasta ahora desconocidas.El efecto Maragall parece debilitar a los restantes competidores y en el caso de Iniciativa per Catalunya (IC) parece existir cierta confusión en sus electores, tras la ruptura con IU de la formación liderada por Rafael Ribó.

Entre quienes votaron en 1995 a IC sólo el 15% dice que volvería a votarla; el 35% se inclina por IU (no hay que descartar que se trate de una confusión identificatoria en más de un caso) y nada menos que un 40% declaran que votarían al PSC.

El efecto Maragall parece afectar también al PP, ya que el 18% de sus votantes en 1995 dicen que ahora lo harían por el ex alcalde socialista. La opinión no se decanta con claridad en sus preferencias sobre si Maragall debe presentarse al frente de las listas del PSC-PSOE (40%) o encabezando lo que se llamó L"Olivera, una coalición más amplia (35%). La preferencia por esta fórmula es mayor entre los votantes de IC y de ERC, pero tampoco los votantes del PSC lo rechazan abiertamente, con un 40% a favor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998