Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los juguetes del abuelo

Alcalá de Guadaira ha disfrutado del Festival de Juego Tradicionales

"Este juego consiste en coger el aro y ayudados con una guía hacerlo rodar. Requiere mucha habilidad, así que practiquen un poco y después hacemos una carrera alrededor de la fuente", explica uno de los monitores del Festival de Juegos Tradicionales organizado por el programa de patrocinio cultural de J&B, Joven y Brillante. Don Francisco, un señor de unos 70 años, coge el aro y sin ningún problema sale andando con él, el resto de la gente no es capaz de mantenerlo dos metros seguidos en pie. "Si es que yo cuando era chico iba a todas partes rodando el aro, y por lo que se ve no se olvida", aclara don Francisco, ante la mirada de asombro de su nieta. Después, y con mucho disimulo, pide al monitor que le apunte como ganador de la prueba aunque no vaya a participar, ya que tiene que ir al baño, que ya no se aguanta. Éste es uno de los cerca de treinta juegos que Joven y Brillante ha recopilado de las tradiciones populares y que presentó este fin de semana en Alcalá de Guadaira (Sevilla). La tanga, el tejo, las canicas, el yo-yo, el diábolo, el pañuelito, las carreras de cintas, rodar el aro o tirar el trompo son algunos ejemplos, pero también hay otros más extraños como las tabas, el zumbo o los bolos leoneses. No falta ninguno, desde los más clásicos hasta algunos otros desconocidos o ya casi olvidados. Junto al lugar que ocupa cada juego, hay una ficha explicativa en la que se dan las reglas así como datos de su historia y origen. Prohibidos los niños Un niño observa divertido aunque un poco fastidiado porque a él no se le permite jugar y porque su padre no da una en el clavo. Y es que este festival es un cambio de papeles. Los mayores son los que juegan, se pican y se creen héroes por haber colado la anilla o ser el mejor con el diábolo; y los niños, a mirar. El motivo es que al ser el patrocinador una bebida alcohólica los más pequeños tienen prohibida la participación. "Es una lastima pero la ley no permite la intervención de menores en actos organizados por estas empresas", se lamenta María Rodríguez, coordinadora del programa. Al fondo, un grupo trata de mantener el hula-hoop girando en sus cinturas el mayor tiempo posible. Otro observa como una mujer subida en una bicicleta de montaña portando un palo puntiagudo, cual jinete medieval con lanza en astillero, trata de enganchar alguna de las cintas que cuelgan sobre su cabeza. "Algunos de los juegos no podemos reproducirlos tal y como eran ya que pueden llegar a ser peligrosos o necesitan medios de los que no disponemos como el caballo para las cintas", dice Rodríguez. Pero, según explica, lo importante es transmitir la idea, enseñar a los más pequeños que hay otras formas de divertirse que ni cuestan dinero ni gastan pilas. El Festival de Juegos Tradicionales ha pasado este fin de semana por Alcalá de Guadaira, pero no será la única visita que haga a Andalucía durante este verano. "Tenemos previsto ir a Montoro, Motril, Dos Hermanas y Antequera, y posiblemente a más sitios. Además, trataremos de hacerlo coincidir con las fiestas de éstas localidades aunque no hay nada seguro porque todavía no está cerrado el calendario", dice Rodríguez. Al fondo, don Francisco vuelve de hacer sus necesidades preparado para demostrar a su nieta que, también él, tuvo una infancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998